Tarta de tiramisú

Tarta de tiramisú

¡Hola a todos! Como cada lunes hoy os traigo otra rica receta. Sin duda había probado muchas versiones de tiramisú, con su bizcocho de soletilla y demás, pero nunca  como si de una tarta helada se tratara. Y he de decir que a partir de ahora esta tarta de tiramisú se ha convertido en una de mis favoritas.

Esta receta está versionada de varias recetas que tenía almacenadas, ninguna me convencía lo suficiente y al final probando decidí hacer una mezcla de varias. Es decir, la base la he hecho con un bizcocho genovés o gioconda de chocolate, y me pareció que quedaría muy bonito si añadiera otra plancha de bizcocho como relleno. Al relleno también le he dado un toque diferente que creo que ha sido muy acertado.

Aunque parezca que tiene muchos ingredientes o que es lioso no os preocupéis, que voy a explicarla con fotos paso a paso.

Ingredientes:

Para el bizcocho genovés de chocolate:

  • 2 yemas de huevo y 3 claras (la clara que nos sobra la reservamos)

  • 50 gramos de azúcar

  • 50 gramos de harina

  • 15 gramos de cacao en polvo puro tipo Valor

  • 30 ml de leche entera

  • 15 ml de aceite de oliva

Para el almíbar de café:

  • 100 ml de agua

  • 70 ml de azúcar

  • Licor amaretto al gusto

  • Media taza de café expreso fuerte

Para el relleno de tiramisú:

  • 250 gramos de queso Mascarpone

  • 50 gramos de azúcar

  • 2 yemas + 1 clara (la clara que teníamos reservada del bizcocho)

  • 100 ml de nata para montar 35% M.G

Preparación:

  1. Lo primero que os voy a aclarar es con qué molde podemos hacer esta tarta. Puede ser redondo o cuadrado (yo he usado redondo de 18 cm) pero lo fundamental es que no tenga base debajo. Es decir, desmoldable, si es así retiramos la base y ponemos nuestro molde “desnudo” sobre un plato o bandeja para que no se salga. Una vez aclarado esto vamos a hacer el bizcocho genovés. Para ello montamos las claras a punto de nieve junto con el azúcar con ayuda de unas varillas o un robot , hasta que estén muy firmes. Añadimos las yemas y seguimos batiendo.
  2. Ahora añadimos la harina junto con el cacao (tamizados) y mezclamos con cuidado con ayuda de una espátula de silicona.
  3. En siguiente lugar añadimos la leche y el aceite y volvemos a integrar con cuidado.
  4. Ahora extendemos esta masa sobre una bandeja de horno de más o menos 40x30cm previamente forrada con un papel de horno. Alisamos lo mejor que podamos con una espátula y llevamos al horno a 170º unos 10-12 minutos.
  5. Una vez enfriado lo que vamos a hacer es recortar dos círculos (o cuadrados, según vuestro molde) uno más grande que otro. El primero deberá ser del mismo tamaño que nuestro molde, y nos servirá de base. El segundo un poco más pequeño, que nos hará de relleno.
  6. Cuando los tengamos listos los vamos a “emborrachar” con el almíbar de café. Para ello llevamos al fuego el agua, el azúcar, el café y el amaretto, y removemos a fuego medio hasta que se haya disuelto el azúcar por completo. Dejamos templar y con ayuda de una brocha o pincel de cocina vamos empapando bien nuestros discos de bizcocho.
  7. Ahora es momento de preparar el relleno de mascarpone. En un bol vertemos el queso junto con 2/3 del azúcar, unas dos cucharadas colmadas más o menos. Removemos bien. Añadimos las yemas y batimos con las varillas.
  8. En un bol aparte batimos la clara que teníamos reservada junto con el resto del azúcar, hasta que esté firme o a punto de nieve. Una vez la tengamos la añadimos al bol del queso y las yemas
  9. Por último montamos la nata y la añadimos con mucho cuidado a la mezcla anterior
  10. Y ahora viene el momento de montar nuestra tarta de tiramisú. Lo primero de todo será poner la base más grande del bizcocho sobre el molde (que habremos colocado encima de un plato o bandeja), como aparece en la primera foto. Después añadiremos la mitad del relleno de mascarpone y alisaremos bien. Colocamos ahora la otra plancha de bizcocho, la más pequeña, encima, como en la foto de al lado. Y vertemos el resto del relleno y dejamos la base lo más lisa posible.
  11. Finalmente congelamos nuestra tarta un mínimo de 5-6 horas. Pasado este tiempo desmoldamos con muchísimo cuidado, ayudándonos de un cuchillo afilado pasándolo por los bordes. Y…¡lista!  Decoramos con cacao en polvo tamizado y dejamos descongelar en la nevera unas 3 horas. Os aseguro que será la mejor tarta de tiramisú que hayáis probado. ¿Os animáis a probarla?

 

Andrea

¿Te apetece compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *