Tarta de moras

Tarta de moras

tarta-casera-moras

Hoy os traigo una receta….que no sé como explicar, delicada sería quedarme corta. No sé a vosotros pero a mi me encanta coger moras cada año a finales de agosto. Una de las cosas buenas  que tiene vivir en un pueblo es esa, que dispones de estas maravillas que te da la naturaleza.

Cada verano solemos recolectar entre 3-4 kilos de moras, sí, lo sé, son un montón, pero es que nos ponemos  a coger y al final terminamos como en una competición, a ver quién coge más, y aunque terminemos llenos de arañazos por las moreras es algo así como «sarna con gusto no pica».

Lo primero que hago es guardarlas en la nevera, y en los 2-3 días siguientes me dedico a lavarlas, quitarles el rabito y hacer mermelada y coulis en conserva para todo el año. También congelo un tupper entero para usarlas en las decoraciones de futuras tartas.

A día de hoy por estas fechas ya disponemos de moras en los grandes supermercados, así que si como a mi os apasionan seguid leyendo y descubriréis lo que dan de sí estos frutos.

La receta de hoy es muy sencilla, se trata de una tarta hecha con masa quebrada, y rellena de mermelada de moras. Por arriba la he cubierto también de masa quebrada haciendo un enrejado. A simple vista parece un «pie» típico americano, pero esta tarta está hecha con masa quebrada normal y corriente, el «pie» lleva bastante más complicación.

Ingredientes (para un molde de 25cm):

Masa quebrada:

  • 225 gramos de harina
  • 125 gramos de mantequilla fría en dados
  • 5 gramos de sal
  • 1 huevo
  • 50 gramos de azúcar

o bién

  • 2 láminas de masa quebrada refrigerada ya hecha de las de supermercado

Mermelada de moras:

  • 300 gramos de moras lavadas y sin rabito
  • 100 gramos de azúcar blanco o moreno
masa-quebrada-moras
  1. Lo primero de todo será preparar la masa quebrada. Si disponemos de un robot de cocina tipo Thermomix o un robot amasador perfecto. Agregamos todos los ingredientes y amasamos durante 2 minutos. También podemos hacerlo con varillas eléctricas pero al estar la mantequilla fría es más difícil de trabajar, así que si no tenemos robot, a pringarse toca. Amasamos todo con las manos hasta que esté integrado y si vemos que se nos queda un poco pegajosa la masa añadimos un poco más de harina. 
  2. Seguidamente hacemos una bola con la masa y envolvemos en film transparente. Enfriamos en nevera durante 1 hora.
  3. Sacamos la bola de la nevera y la metemos entre dos papeles de horno. Con ayuda de un rodillo estiramos la masa más o menos a un grosor de unos 5mm y la llevamos a un molde  (cristal o acero inoxidable) previamente engrasado procurando que sobresalga un poco por los bordes, pues en el horno encoge. Cubrimos bien ayudándonos de los dedos  y recortamos el sobrante, con el cual volveremos a formar una bola y llevarla a la nevera de nuevo.
  4. A continuación horneamos nuestra base «en blanco» esto es, sin relleno, sólo para que se cueza la base. Podemos hacerlo tal cual, a 150º y con la rejilla prácticamente abajo del todo, y vigilando constantemente cada vez que se haga una burbuja de aire en la masa, abrir el horno y pincharla con un cuchillo. Lo tendremos unos 20 minutos o hasta que nuestra base esté doradita y no tenga la impresión de estar cruda.
  5. Sacamos la base y dejamos enfriar un poco. Después, añadimos la mermelada de moras  por toda la base, sin miedo, que quede por lo menos de unos 2 cm de grosor. La receta de la mermelada la tenéis aquí, lo único que tenéis que hacer es cambiar la fruta y las cantidades por las arriba indicadas. En este caso era de fresa  y además saludable, con muy poca cantidad de panela, pero el proceso es el mismo.
  6. Finalmente, volvemos a estirar el sobrante de masa quebrada de la nevera y vamos cortando tiras de unos 30x3cm. Formamos el enrejado encima de la mermelada (no tengáis miedo en este paso, aunque se manche la masa no pasa nada, en el horno se disimula todo) y pintamos con huevo batido. Llevamos al horno precalentado a 180º durante 15-20 minutos o hasta que la masa esté dorada. Dejamos enfriar y….¡listo!tarta-moras

¿A que es sencillísima? A ver…si estáis perezosos también podéis comprar la masa quebrada hecha y la mermelada hecha, pero entonces ya no tendría tanta gracia, aún así aceptamos barco para los más perezosos veeengaaa…

Espero que la disfrutéis y ya sabéis que podéis cambiar la mermelada por la de la fruta que más os guste. Un besazo y ¡hasta la próxima!

Andrea

¿Te apetece compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *