Una verdadera delicia: Suspiros de merengue

Suspiros de merengue

suspiros de merengue

¡Hola de nuevo! Hoy os traigo una verdadera delicatesen, suspiros de merengue, facilísimos de hacer y más aún fáciles de comer, porque os aseguro que no puedes comer sólo uno, no, empiezas por uno, y otro, y otro…hasta que al final o te detiene alguien o ¡acabas con todos! Esta receta no tiene mucho misterio, consiste en hacer un almíbar y montar un merengue suizo, también se podría hacer un merengue italiano (en mis recetas de cupcakes de chocolate y plátano y macarons) pero en este caso habiendo probado los dos, me decanto por el sabor y la delicadeza del merengue suizo.

suspiros de merengue

La preparación es sencillísima, lo único quizás un poco más pesado es el tiempo de horneado, al ser tan delicados hay que hornearlos a temperatura bajita y protegiéndolos con una bandeja de horno por encima, como en los macarons.

Estos suspiros de merengue son ideales para regalar, llevarlos en una lata de galletas bonita o en una bolsita decorativa. También lucen muy bien en mesas dulces, o sencillamente, para comerlos en casa.

Ingredientes (para unos 20 suspiros):

  • 75 gramos de claras de huevo
  • 150 gramos de azúcar normal
  • Colorante en pasta (opcional)
  • Aroma al gusto (fresa, nata, café…siempre acorde al  colorante elegido)

Preparación:

  1. Para empezar, en un cazo pequeño vamos a preparar el almíbar, mezclando las claras con el azúcar. Lo llevamos al baño maría sobre una cazuela más grande. Vamos a dejar que se disuelva por completo el azúcar. Removemos de vez en cuando con una espátula de silicona hasta que no quede ni un granito.
  2. Una vez disuelto todo el azúcar, pasamos esta mezcla al robot o en un bol para montarlo con varillas (si elegís esta opción armaros de paciencia) y empezad a montarlo hasta que enfríe a temperatura más o menos 38-40º, esto es, que toquéis el bol con las manos y lo notéis templadito. Para haceros una idea a mí me costó aproximadamente unos 10-12 minutos.
  3. Finalmente, una vez montado el merengue, añadimos unas 4-5 gotitas del aroma elegido, yo en mi caso utilicé aroma de nata, por eso no me hizo falta poner colorante, pero si elegís por ejemplo aroma de fresa, frambuesa…Añadid el colorante en pasta MUY DE POCO EN POCO, lo justo para que os quede un color pastel suavecito. Terminad de repartirlo con una espátula de silicona y ya lo tenéis listo. Si os pasáis con el colorante os arriesgáis a que os baje el merengue y no quede la forma bonita.
  4. Ahora nos toca pasar este merengue a una manga pastelera con boquilla ancha lisa o rizada.  Sobre un papel de horno, vamos haciendo montañitas con la manga pastelera, apoyamos la manga, presionamos un poco y vamos subiéndola poco a poco hacia arriba hasta hacer la forma del merenguito. Para retirar la manga cada vez que hagáis un suspiro, hacedlo de forma rápida pero con cuidado, como un estirón seco.
  5. Llevad la bandeja al horno precalentado a 80º calor arriba y abajo durante unos 60-70 minutos, y recordad poner otra bandeja de horno arriba del todo para proteger el color de los merengues, como en los macarons.

suspiros de merengue

¡Y ya los tenéis listos! Dejadlos enfriar por completo y podréis despegarlos del papel. Para conservarlos varios días guardadlos en una lata de hojalata tipo pastas de té. ¡Espero que os animéis a hacerlos y que me contéis el resultado!

Andrea

¿Te apetece compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *