Galletas Linzer

Galletas Linzer

linzer_cookies

¡Hola a tod@s! Por aquí seguimos con recetas super navideñas y ricas ricas. Ejemplo de ello son estas galletas Linzer, perfectas para una sobremesa, junto con los turrones y los polvorones, son una opción perfecta y muy vistosa para lucir en nuestra mesa.

Las galletas Linzer tienen su origen en la ciudad austríaca del mismo nombre, y se dice que derivan de la tarta Linzer, cuya estética e ingredientes son similares a estas galletas. Estas galletas se elaboran con limón, almendra y mermelada, y os aseguro que la mezcla es deliciosa y además aguantan varios días, bien guardadas en una lata o tupper hermético, con lo cual las podéis elaborar con antelación.

Para hace estas galletas he seguido la receta de la gran Anna Olson, así que os pongo aqui abajo los ingrendientes y preparación traducidos al castellano y además la conversión de tazas a gramos, por si hay algún perezoso 😉

Ingredientes:

  • 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente = 225 gramos
  • 1+1/2 taza de azúcar glas = 170 gramos
  • 4 yemas de huevo
  • La ralladura de un limón
  • 3/4 taza de harina de almendras o almendras molidas = 90 gramos
  • 3 tazas de harina de repostería = 375 gramos (si no tenemos harina de repostería, es tan sencillo como a la cantidad de 375 gramos, retirar 90 gramos de harina y añadir 90 gramos de maizena)
  • 1/4 cucharadita de levadura (1,25 gramos)
  • 1/4 cucharadita de sal (1,25 gramos)
  • 1 cucharadita de pasta o extracto de vainilla (5 gramos)
  • Mermelada al gusto (yo he elegido de frambuesas)

Preparación:

  1. Comenzamos batiendo la mantequilla con el azúcar glas tamizado hasta que esté perfectamente integrado.
  2. Ahora añadimos las yemas, una a una. No añadir la siguiente hasta que la anterior esté perfectamente integrada.
  3. Es momento de integrar la vainilla, la ralladura de limón y las almendras molidas. Añadimos la sal.
  4. Ahora, a velocidad baja, añadimos la harina junto con la levadura (tamizadas) y batir justo hasta que esté integrada y ya no veamos restos de harina. Terminamos de integrar a mano.
  5. Con la masa resultante, hacemos una bola y la estiramos entre dos papeles de horno (si es muy grande la dividimos en dos bolas). Con ayuda de un rodillo estiramos la masa de un grosor más o menos de 0,5 cm. Llevamos estas láminas a enfriar a la nevera un mínimo de 1 hora.
  6. Pasado este tiempo cortamos nuestras galletas con un cortador de galletas. Tened en cuenta que la mitad de galletas irán «enteras» y a la otra mitad deberemos hacerle un agujerito en medio con otro cortador, para que una vez terminadas se vea la mermelada del interior. Esta es la «gracia» de las galletas Linzer.
  7. Horneamos 15 minutos a 175º. Las sacamos del horno cuando aún esté el centro de la galleta un poco blandito, pues terminan de cocerse una vez las sacamos y además evitaremos que se nos queden duras. Dejamos enfriar.
  8. Una vez frías ya las podemos manipular. Las mitades «enteras» las untamos con la mermelada que elijáis. Y las mitades con el agujerito, las ponemos sobre un papel de horno y comenzamos a espolvorear azúcar glas tamizado hasta que estén totalmente cubiertas. Una vez listas tapamos la galleta que lleva la mermelada y encajamos bien. Y….¡listas!

galletas_linzer

Como veis son facilísimas y además están deliciosas. No perdáis la oportunidad de hacerlas porque os aseguro que os encantará el resultado, además quedan preciosas y muy vistosas. Os mando un beso fuerte a tod@s y hasta la próxima entrada!

 

Andrea

 

 

¿Te apetece compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *