Cheesecake de té matcha y lima

Cheesecake de té matcha y lima

¡Hola a todos! Hoy os traigo una receta para chuparse los dedos, se trata de una cheesecake de té matcha y lima. Seguro que muchos habréis oído hablar del té matcha, que es un té de origen chino pero que pasó a Japón y allí llevan siglos dándole uso tanto terapeútico como gastronómico, mayoritariamente en repostería.

Pues bien, la que hoy os muestro es una receta de Eva del blog Con aroma de vainilla, Se trata de una tarta de queso que mezcla dos ingredientes ricos, sabrosos y muy coloridos. Os hablo de esta cheesecake de té matcha y lima.Sin duda una tarta que va a pasar también a mi lista de clásicos para el verano, pues no necesita horno y es muy refrescante. A la receta le he hecho alguna pequeña modificación, pero no dista mucho de la original. Le he añadido más gelatina en láminas y más cantidad de queso y zumo de limas.

A estas alturas ya habréis descubierto que en casa nos encantan las cheesecakes, ¡qué le vamos a hacer! Así que si os interesa os dejo aquí todas mis recetas de tartas de queso.

A continuación os dejo los ingredientes:

Ingredientes (para un molde de unos 23 cm):

  • 175 gramos de galletas tipo Digestive o de las que más os gusten.

  • 75 gramos de mantequilla derretida.

  • 600 gramos de queso crema tipo Philadelphia.

  • 400 gramos de nata para montar 35% M.G. bien fría.

  • 200 gramos de nata fresca (yo uso ésta de Hacendado).

  • 75 gramos de nata para montar.

  • 3 cucharaditas de té matcha (en mercadona o mejor en herbolarios).

  • 200 gramos de azúcar

  • El zumo de 6 limas.

  • Colorante alimentario verde (opcional).
  • 9 láminas de gelatina

Preparación:

  1. Lo primero de todo será preparar la base de nuestra cheesecake. Para ello trituramos las galletas a mano o con un procesador de alimentos o picadora. Una vez pulverizadas las mezclamos con la mantequilla derretida y cubrimos la base de nuestro molde previamente engrasado. Alisamos lo mejor que podamos la superficie y dejamos enfriar en la nevera.
  2. Ahora preparamos el relleno. Batimos la crema de queso junto con el azúcar hasta que esté espumoso, y añadimos la nata fresca y el zumo de las limas. 
  3. En un bol aparte calentamos un poquitín en el microondas (unos 30 segundos) los 75 gramos de nata y le añadimos la gelatina previamente hidratada y escurrida. Se lo añadimos a la mezcla anterior de queso.
  4. A continuación montamos los 400 gramos de nata fría con unas varillas o robot y cuando esté montada la añadimos con cuidado y con movimientos envolventes a la preparación anterior. Una vez lista separamos la masa en dos boles. Uno lo dejaremos como está y en el otro añadiremos el té matcha (yo recomiendo tamizarlo primero) y removeremos con cuidado. Si queréis un color verde más intenso podéis añadir un pelín de colorante alimentario verde.
  5. Finalmente sacamos nuestro molde de la nevera y vamos alternando cucharadas de cada una de las masas, hasta hacer como si fuera un marmolado. Si queréis al terminar, podéis pasar un cuchillo o palito por la superficie para hacer como unas «aguas» y que quede más original. Ahora sólo queda dejar enfriar en la nevera unas 5-6 horas mínimo y decorar al gusto.

Espero que os haya gustado la receta, como véis es muy sencilla y con ingredientes al alcance en cualquier supermercado, y que sea sin horno la hace aún más atractiva todavía. Así que ya sabéis, apuntadla en vuestro recetario porque cuando la probéis esta cheesecake de té matcha y lima se convertirá ¡en una de vuestras preferidas! Feliz semana a todos y hasta el lunes que viene.

Andrea

Cheesecake de lima

Cheesecake de lima

lima_cheesecake

¡Hola a todos! Sé que a muchos os da pereza encender el horno con estos calores, a mi la primera, así que os traigo esta rica cheesecake de lima, del blog de icake4u. Si echáis un vistazo veréis que hace cosas preciosas y cuida mucho sus fotografías 🙂

Y como en mi casa ya sabéis que las cheesecakes son las reinas de cada celebración que se precie, pues la preparé para celebrar mi cumpleaños el fin de semana. Que se acerca el día del padre, pues cheesecake para el padre de mis criaturas, que es su cumpleaños, pues otra cheesecake, que se pica porque dice que hago de todo menos cheesecakes, pues… ¡marchando una cheesecake!. Así que como no, no podía faltar ese día.

Deciros que está deliciosa, que es fácil de hacer, que no necesita más que unas horas de enfriado y que se sale un poco de la típica cheesecake gracias al toque de la lima. También os digo que me costó encontrar limas…en el pueblo donde vivo me recorrí cada frutería y supermercado sin suerte, y tuve que ir al pueblo de al lado y las encontré en Alcampo. Para otra vez acudiré directamente, porque si de algo estoy segura es de que repetiré esta receta más veces.

Bueno, no me enrollo más y os dejo la receta de Goyo.

Ingredientes:

  • 800 gramos de queso crema tipo Philadelphia
  • 500 ml de leche condensada
  • El zumo de 8 limas (yo lo colé)
  • La ralladura de 3 limas
  • 200 gr de mantequilla sin sal
  • 400 gr de galletas trituradas (yo usé Digestive)
  • 9 hojas de gelatina neutra

Preparación:

  1. Lo primero de todo pulverizar las galletas en una picadora o procesador de cocina. Si no disponemos de uno podemos meterlas en una bolsita de congelado, cerrarla bien con el zip y machacarlas con ayuda de un rodillo. Una vez trituradas las mezclamos con la mantequilla (previamente derretida en el microondas). 
  2. En un molde de silicona redondo desmontable (yo usé mi querido molde Lekué de 23 cm de diámetro) previamente engrasado con mantequilla o spray de aceite, echamos la mezcla de las galletas y cubrimos bien todo el molde, ayudándonos de las manos o un vaso para dejarlo bien lisito. Llevamos a la nevera.
  3. A continuación hidratamos en un bol con agua fría las láminas de gelatina.
  4. Ahora montamos el queso junto con la leche condensada (todo bien frío). Añadimos la mitad más o menos del zumo de las limas, y mezclamos bien.
  5. Es momento de calentar el resto del zumo en el microondas, ojo, sin pasarse, lo justo para disolver las láminas de gelatina que ya habremos escurrido. Mezclamos bien y añadimos a la mezcla anterior. Siempre que uso gelatina tanto en lámina como en polvo, una vez mezclada con el líquido caliente para que se disuelva, la paso por un colador, es un truco que me enseñó mi sensei Claudia para eliminar cualquier grumito que nos pueda estropear la preparación. Mezclamos bien.
  6. Por último añadimos la ralladura de las limas, terminamos de mezclar y añadimos al molde que habremos sacado del frigorífico.
  7. Volvemos a meter al frigo y dejamos enfriar un mínimo de 5-6 horas, aunque lo ideal es dejarla toda la noche.cheesecakeCuando vayamos a servir, desmoldamos con cuidado y decoramos al gusto, con ralladura, rodajas etc de lima. Como veis es una maravilla de receta, fácil y rápida, y que además esta riquísima. Espero que la probéis y me mandéis las fotitos como soléis hacer. Mientras seguiré pensando recetas sin horno para poneros este verano que como siempre se avecina caluroso y sofocante. ¡Un besazo a todos!

 

Andrea