Mousse de fresas

Mousse de fresas

mousse

¡Hola a tod@s! Por fin ha llegado la temporada de las fresas, y aunque ya lleven un mes más o menos en las tiendas no es hasta ahora cuando a mi me parecen más sabrosas. Las primeras fresas suelen parecerme bastante insípidas y además su color no tiene nada que ver con el que tienen ahora.

Y que mejor manera de celebrar su llegada con un rico postre, rápido, fácil, sin horno y además muy rico y sabroso como es esta mousse de fresas. Yo he optado por no poner colorantes artificiales, quizás por eso el color de la mousse no sea todo lo rosa que podría parecer una mousse ya hecha de las que venden en el super. Pero me ha parecido mucho más natural y bonito dejarlo tal cual, resaltando así el color del coulis de fresa superior.

Esta mousse dura 3 o 4 días en el frigorífico sin problemas, si no van a comerse en el momento de hacerlas no olvidéis tapar los botes para que se conserven bien.

Ingredientes (para 4 tarritos):

  • 300 gramos de fresas limpias y sin rabito
  • 150 gramos de azúcar
  • 200 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 1 lámina de gelatina neutra
  • 100 gramos de nata para montar adicional para decorar (yo he usado nata vegetal para repostería)
  • Una cucharada de azúcar (opcional)
  • Fresas para decorar

Preparación:

  1. Lo primero que haremos será poner en un cazo las fresas lavadas cortadas en trocitos junto con el azúcar. Llevaremos a ebullición y bajaremos a fuego medio-bajo. Removeremos de vez en cuando y lo tendremos cociendo unos 15 minutos. Trituraremos con mucho cuidado (estará muy caliente) y reservaremos. Ya tenemos nuestro coulis de fresas.
  2. Ahora montamos los 200 ml de nata (bien fría) con cuidado de no pasarnos con el batido (queremos nata montada, no mantequilla!!). 
  3. Una vez enfriado el coulis, vertemos 250 gramos sobre la nata montada, y vamos integrando muy despacio y muy poco a poco, con movimientos envolventes, teniendo cuidado de no bajar la nata. Deberemos tener paciencia en este paso hasta integrar por completo el coulis. Pasamos la mousse a una manga pastelera con boquilla ancha (si no tenéis boquilla no pasa nada, cortáis un buen trocito de la punta para que salga bastante cantidad) y vais llenando los tarritos unas 3/4 partes.
  4. Ahora cogemos el resto de coulis (unos 200 gramos) y los pasamos por un colador para quitar las pepitas. Hidratamos la lámina de gelatina neutra en agua fría durante 5 minutos. Mientras, calentamos en el microondas el coulis ya sin pepitas durante 30 segundos a máxima potencia. Escurrimos la lámina de gelatina ya hidratada y la agregamos al coulis caliente. Removemos bien hasta integrar perfectamente y reservamos hasta que se temple.
  5. Una vez listo pasamos el coulis a otra manga pastelera con boquilla fina y vertemos sobre los tarritos de mousse, que quede con unos 0,5 cm de espesor. Llevamos a la nevera  a enfriar, para que vaya haciendo efecto la gelatina.
  6. Por último montamos los 100 gramos de nata (yo he usado vegetal, ya sabéis que me gusta mucho más, la vegetal de repostería ya lleva azúcar integrado) con una cucharada de azúcar (opcional) hasta que esté bien firme. Pasamos a una manga pastelera con boquilla rizada y vamos formando un círculo de fuera hacia dentro, formando nuestro «copete». Decoramos con trocitos de fresas y guardamos en la nevera hasta el momento de consumir.

fresa_mousse

Esta mousse es deliciosa a cualquier hora, pero os garantizo que si la preparáis para una comida o reunión en casa con amigos o familia, dejaréis al personal con la boca abierta. Aprovechemos las fresas ahora que podemos, ¡que luego el resto del año se hace eterno! Besazos gigaNtes a tod@s y hasta la semana que viene.

Andrea

La próxima tarta de moda: Tarta de fresa y chocolate

Tarta de fresa y chocolate

tarta-fresa-chocolate

¡Hola a todos! ¡Feliz día de fiesta a todos aquellos que podáis disfrutar de ella! Hoy quiero enseñaros esta tarta antes de que termine la temporada de las maravillosas fresas, una tarta muuuuuy consistente pero deliciosa, se trata de esta tarta de fresa y chocolate.

La ví en el blog de Manzana & Canela y supe de inmediato que tenía que probarla, el resultado es sencillamente espectacular, diferente a todas las tartas de frutas que había probado antes, así que antes de que terminen las fresas, que les queda un tris…¡¡hacedla!!. Yo la he hecho en un molde circular tipo Bundt con hueco en medio, pero lo podéis hacer en el molde que queráis, el mío mide 23 cm de diámetro.

Ingredientes:

Bizcocho de fresas

  • 4 huevos
  • 200 gramos de azúcar (suelo usar moreno o mascabado pero aquí la receta exije blanco, para que no pierda el color rosita de la fresa)
  • 250 gramos harina normal
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 50 gramos de yogur griego
  • 250 gramos de puré de fresas
  • Una pizca de sal
  • 15 gramos de levadura en polvo
  • Colorante rosa (opcional)

Cobertura de chocolate

  • 300 gramos de chocolate para postres (negro, con leche, blanco…)
  • 30 gramos de mantequilla

Preparación:

  1. Lo primero que hacemos es precalentar el horno a 180º y engrasar un molde DE SILICONA (¡¡importante!! sino no nos va a salir)
  2. Ahora preparamos el puré de fresas, las lavamos, quitamos el rabito, cortamos en trozos y trituramos tal cual. Reservamos.
  3. Batimos los huevos con las varillas junto con el azúcar hasta que aumenten su tamaño, por lo menos 5 minutos. Seguidamente añadimos el aceite, cuando esté integrado añadimos el yogur griego.
  4. Ahora es momento de añadir el puré de fresas.
  5. Por último, añadimos cucharada a cucharada los sólidos tamizados (harina, levadura y sal) y en cuanto acabemos de añadir dejamos de batir. Terminamos de integrar con una espátula de silicona y lo vertemos en el molde.
  6. Horneamos unos 50-60 minutos o hasta que pinchéis un palito y salga limpio.
  7. Finalmente desmoldamos y dejamos enfriar por completo.
  8. Lavamos muy bien el molde de silicona y secamos.
  9. Ahora nos toca preparar la cobertura. Ponemos el chocolate y la mantequilla en un bol al baño maría y fundimos.
  10. Este momento es el «crucial» : vertemos el chocolate en el molde de silicona y con ayuda de un pincel lo «pintamos» todo, ayudándonos también con las manos:  vamos moviendo el molde para que el chocolate cubra todo. Tenéis que tener paciencia porque el chocolate tarda en secar y este paso es fundamental para que quede bien. Cuando ya lo tengamos introducimos el bizcocho ya frío dentro del molde otra vez y presionamos ligeramente con las manos.
  11. Metemos al frigorífico durante mínimo 3 horas (en el blog de Manzana & Canela pone 2 horas pero por mi experiencia os digo que mejor esperéis un poquito más). Pasado este tiempo desmoldamos y….¡listo! Ya tenemos un precioso pastel con cobertura de chocolate.

Como veis no es muy complicado, lo único que nos puede costar un poquito es bañar el molde en chocolate, pero si aún así os da miedo, también podéis hacer el bizcocho y luego a la hora de servirlo bañarlo en el chocolate derretido. Lo que sí os digo es que cuando acaben las fresas  lo probaré con otra fruta, porque esta tarta es ¡brutal!

Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerla, y como siempre os digo, si tenéis dudas ¡escribidme! ¡Feliz semana a todos!

Andrea