Cupcakes de chocolate

Cupcakes de chocolate

chocolate_cupcakes

¡Hola a tod@s un día más! Estos días he estado de celebración, pues el blog ha cumplido su primer añito. Cuando empecé todo esto no sabía muy bien (nadie sabe al principio si va a funcionar, vaya!) si el blog funcionaría y la gente lo leería. Empecé con más miedo que espanto y pensé: ¿qué puedo perder? Así que con ese pensamiento fui poco a poco labrando los cimientos de lo que hoy es La Dulce MaGa. Y aquí estoy hoy, después de un año, super feliz y orgullosa de seguir adelante con mucha gente que me sigue, que se suscribe al blog día a día, que me escribe, me pide consejos, o simplemente me escribe para decirme que le encanta lo que hago. Todo esto ya hace que sienta que tomé la decisión adecuada y que éste era el camino por el que debía seguir. Cabe decir que sin vosotr@s que me leéis aquí y en Instagram todo esto no sería posible, así que sólo puedo daros un millón de gracias de corazón.

Los que me seguís desde el principio quizás recordaréis que la primera entrada que escribí en el blog fueron estos Cupcakes de chocolate y plátano. Pues bien, quiero celebrar este primer aniversario con otra receta de cupcakes, como son estos Cupcakes de chocolate. Fáciles, ricos y muy jugosos, son perfectos para los adictos al chocolate como yo. Así que tomad nota porque ¡no dejarán indiferente a nadie!

Ingredientes (para 12 cupcakes):

  • 100 gramos de harina
  • 100 gramos de aceite de girasol
  • 2 huevos L
  • 120 ml de leche entera
  • 125 gramos de azúcar
  • 45 gramos de cacao en polvo puro tipo Valor
  • 1,5 cucharaditas de levadura en polvo química tipo Royal (7,5 gramos)
  • 1 cucharadita de extracto o esencia de vainilla

Frosting de chocolate:

  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (sin sal)
  • 40 gramos de cacao en polvo puro tipo Valor
  • 200 gramos de azúcar glas
  • 15 ml de leche
  • Virutas de chocolate para decorar

Preparación:

  1. Lo primero que haremos será preparar los cupcakes. Disponemos 12 cápsulas de cupcakes sobre un molde para éstos, así evitaremos que se abran y se salga la masa. No hará falta engrasar ni el molde ni las cápsulas. Precalentamos el horno a 180º.
  2. Ahora batimos los huevos junto con el azúcar. Añadimos la vainilla y el aceite. Por último añadimos el aceite de girasol.
  3. Tamizamos la harina junto con el cacao, y añadimos a la mezcla anterior. Removemos e integramos lo justo hasta que no queden grumos ni restos de harina. No debemos sobre batir la masa, pues podríamos activar el gluten de la harina.
  4. Ahora llenamos las cápsulas de cupcakes hasta los 2/3 de su capacidad. Es muy importante no pasar este límite, pues entonces nos quedarían muy altos y con copete, y se asemejarían más a magdalenas que a unos cupcakes, y además el frosting no quedaría igual de bonito. Horneamos 18-20 minutos o hasta que al insertar un palillo éste salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla.
  5. Mientras enfrían del todo preparamos el frosting, en este caso un buttercream de chocolate. Batimos con ayuda de unas varillas eléctricas o la pala de nuestro robot, la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar glas y el cacao en polvo (muy bien tamizados)hasta conseguir una pasta que parezca que tiene grumos. Añadimos muy poco a poco la leche (1 cucharada como máximo) hasta que la mezcla se vuelva pastosa y con aspecto de una buttercream. Terminamos de mezclar a mano hasta comprobar que está perfectamente integrada.
  6. Vertemos nuestro frosting en una manga pastelera con boquilla rizada (yo utilizo la 1M de Wilton). Cerramos la manga con una pinza y comenzamos haciendo una espiral desde un extremo del cupcake (ya totalmente enfriado) hasta el centro, procurando que cada vez dejemos la masa sobre la espiral anterior, para así darle forma de copete.
  7. Por último esparcimos unas virutas de chocolate (podéis obviar este paso o no, o utilizar otros sprinkles) sobre el frosting de chocolate.

cupcakes

Y ya los tenemos listos para hincarles el diente. Estos cupcakes son mega jugosos, y darles un bocado a cupcake y frosting a la vez es como subir al cielo, ¡en serio! un verdadero lujo para un verdadero chocoadicto. Así que ya sabéis, celebrad conmigo este primer año elaborando estos ricos cupcakes y no dudéis en enseñarme vuestras fotos, por aquí o vía Instagram, ¡ya sabéis que os subo a las Stories!

Y con esta delicia os dejo hasta la semana que viene, que volveré con otra receta fácil y rica. ¡Millones de besos a tod@s!

 

 

 

Babka de chocolate y café

Babka de chocolate y café

chocolate_babka

¡Feliz día a tod@s! Ahora que se acerca sigilosamente la Semana Santa, y que estamos en tiempos de Pascua, creo que es buen momento para empezar a elaborar esas recetas típicas de estas fechas.

Lo que hoy os traigo es un Babka de chocolate y café. El Babka es un pan dulce tipo brioche, típico de Europa del Este, que se elabora durante la Pascua. Babka quiere decir “abuela” en eslavo y se cree que quiere asemejar la forma trenzada llena de pliegues de este brioche a la falda típica de las abuelas.

El Babka suele rellenarse de chocolate, nueces, canela…pero yo hoy quiero ir un poco más allá y añadirle también café moka. Ya sabéis que el café me vuelve loca, y en repostería es algo que sinceramente me sube a los cielos, y si ya hablamos de moka pues no os quiero ni contar. He añadido también nueces, que quedan de maravilla en trocitos pequeños y le dan un sabor maravilloso.

Ingredientes:

Masa:

  • 530 gramos de harina
  • 110 gramos de azúcar
  • 120 ml de leche
  • 3 huevos M
  • 5 gramos de levadura seca de panadero (o 15 gramos de levadura fresca)
  • Una cucharadita de sal
  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 15 ml de miel
  • Una cucharadita de extracto o esencia de vainilla

Relleno:

  • 115 gramos de mantequilla
  • 75 gramos de azúcar moreno muscovado
  • 110 gramos de chocolate negro para postres
  • 30 gramos de cacao puro tipo Valor
  • 2 cucharadas grandes de café Moka instantáneo
  • 75 gramos de nueces picadas (yo uso las de marca Calconut)

Preparación:

  1. Lo primero que debemos hacer es un pre-fermento, para que la masa nos quede más esponjosa durante más tiempo. Para ello, calentamos la leche unos 30 segundos en el microondas, que quede tibia, añadimos la levadura seca (o la fresca desmenuzada) y 30 gramos de harina. Añadimos también una cucharadita del azúcar que tenemos en la receta. Removemos bien, con cuidado de que no nos quede ningún grumo, y tapamos con film transparente. Dejamos reposar unos 30 minutos.
  2. Pasado este tiempo veremos que el pre-fermento ha doblado su volumen. Ahora, en el bol de nuestra amasadora o robot, vertemos la harina, el azúcar, los huevos, la sal, la vainilla, la miel y el pre-fermento. Amasamos hasta que esté todo integrado. Una vez listo vamos agregando la mantequilla a temperatura ambiente, y partida en cubitos, poco a poco. No añadiremos más cubitos hasta que los anteriores estén totalmente integrados. Este paso es el verdaderamente importante de la receta. La mantequilla hará que nuestra masa quede embriochada y debemos amasar (también se puede amasar a mano, pero el tiempo aumentará) lo mejor posible. En total yo lo tuve unos 15-20 minutos, y sabremos que está lista cuando la masa se vuelva muy fina, brillante y elástica. También podemos hacer la prueba de la membrana. Esto es coger un pedacito de masa, estirarlo entre los dedos, y comprobar que se forma una membrana que no se rompe hasta que la estiramos mucho. Una vez la tengamos lista, meteremos nuestra masa en un bol engrasado y tapado con film, y dejaremos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen, entre 1 y 2 horas, dependiendo del clima de vuestra cocina.
  3. Mientras tanto, preparamos el relleno. En un cazo ponemos la mantequilla, el azúcar, el chocolate negro, el cacao en polvo y el café. Llevamos al fuego medio y vamos removiendo hasta que esté todo bien fundido. Retiramos y dejamos enfriar.
  4. Una vez haya doblado el volumen nuestra masa, lo que haremos será dividir nuestra masa en dos. La parte que no usaremos la reservamos tapada. Estiramos con ayuda de un rodillo dándole forma rectangular, que no quede ni muy fina ni muy gruesa. Si vemos que se nos pega podemos ayudarnos con un poquito de harina en el rodillo y en la mesa de trabajo. Una vez lista vertemos la mitad de la crema de chocolate y café, y vamos pincelando toda la superficie. Una vez pincelada, añadimos la mitad de las nueces picadas, que os quede como en la foto:masa
  5. Ahora, con mucho cuidado, vamos enrollando hacia arriba, por el lado más largo, de forma que nos quede un rulo bien apretadito:masa2
  6. Una vez enrollada la masa, la cortaremos en dos de forma longitudinal.
  7. Pondremos la parte del chocolate hacia arriba e iremos formando nuestra trenza, procurando dejarla bien apretadita, no importa si nos manchamos o manchamos la masa, al hornearse esas manchas no se apreciarán.masa4
  8. Trasladamos nuestra trenza a un molde rectangular y alargado tipo plum cake, de unos 30-35 cm de largo. Tapamos con film y dejamos reposar nuevamente en un sitio cálido hasta que vuelva a doblar su volumen. Esto puede tardar entre 30 y 60 minutos. Reptimos el proceso con la otra mitad de masa. Salen dos trenzas.
  9. Una vez hayan fermentado las horneamos 30 minutos a 190º. Antes de sacarlas del horno comprobamos que estén hechas insertando un palito de madera en el centro. Sacamos, dejamos templar, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

babka

Esta trenza tipo brioche está deliciosa recién sacada del horno, pero también aguanta un par de días bien tapada en un recipiente hermético, y además está deliciosa mojándola en leche o café. Os animo a prepararla, pues aunque parezca de primeras un poco pesada de hacer, dados los tiempos de levado y demás, el resultado merece completamente la pena. Y sin más me despido hasta la semana que viene, ¡besotes a tod@s!

Andrea