Galletas moscovitas

Galletas moscovitas

moscovitas

¡Hola a todos de nuevo! Hoy os traigo otra maravilla tradicional de Asturias, más concretamente de Oviedo. Son unas galletas super especiales y muy características elaboradas en la Confiteria Rialto. Están elaboradas con almendras molidas, y aunque no lo parezca tienen sólo ¡4 ingredientes! Son unas galletas muy imitadas y aunque ellos niegan la existencia de algún ingrediente secreto, dada la dificultad de obtener el mismo sabor tan característico, estoy convencida de que en el tiempo de dedicación y el mimo con el que las elaboran reside el secreto de estas pastas tan deliciosas.

No pretendo hacer una imitación simple, pero creo que esta receta se acerca mucho a la real, si habéis tenido la oportunidad de probar las auténticas Moscovitas ¡ya me diréis si estoy en lo cierto!

Ingredientes:

  • 200 gramos de almendras molidas
  • 200 gramos de nata líquida para montar 35% M.G.
  • 200 gramos azúcar glasé
  • 50 gramos de harina de trigo tamizada

Para decorar:

  • 200 gramos de chocolate negro mínimo 70% de cacao.

Preparación:

  1. Lo primero de todo es calentar a fuego medio en un cazo la nata junto con el azúcar glasé. Removemos hasta que no quede ningún grumo.
  2. A continuación añadimos la harina de trigo y volvemos a remover con unas varillas para que no queden grumos. Retiramos del fuego.
  3. Lo siguiente que haremos será moler las almendras si no las tenemos ya molidas. Podemos ayudarnos de un robot de cocina o una picadora. No queremos que nos queden pulverizadas, lo que nos interesa es que queden crujientes. Las añadimos a la mezcla anterior y removemos rápidamente.
  4. Ahora, en una bandeja de horno protegida por un papel vegetal, vamos añadiendo montoncitos del tamaño de una nuez de nuestra masa. Deberemos dejar bastante separación entre ellas porque al hornear se expanden mucho. Horneamos unos 15 minutos a 180º o hasta que los bordes estén dorados.
  5. Una vez hayan enfriado, preparamos la cobertura de chocolate. Para ello cortamos en trozos el chocolate con leche y lo derretimos al microondas por períodos de 30 en 30 segundos. Una vez derretido vamos bañando con ayuda de un pincel la cara lisa de las galletas, es decir, la que estaba apoyada en el papel de horno. Dejamos enfriar el chocolate y…¡listas!

moscovitas

Como veis son muy sencillas de elaborar y no tienen ninguna dificultad, por no hablar de lo buenísimas que están. Como siempre os digo animaros a probarlas y ¡contadmelo! 

¡Hasta la próxima semana!

Andrea

 

Frangipane de moras

Frangipane de moras

moras_frangipane

¡Hola a todos! Qué ganas tenía de seguir mostrándoos recetas con moras, no sé lo que me gusta más, ¡si comerlas o cogerlas! El caso es que ya os he contado alguna vez que todos los veranos aprovechamos el dónde vivimos y salimos a coger moras silvestres. Después me paso dos días enteros preparando mermelada y coulis en conserva para todo el año. La verdad que merece la pena la paliza, porque me salen un montón de botes para poder hacer cositas durante el resto de estaciones. 

Frangipane de moras

Esta receta es un postre típico francés (que raro en mí jeje) que consiste en una base de masa brisa y por encima una crema de almendras con crema pastelera. El toque de coulis de moras entre ambas capas puede variar, y se puede cambiar de fruta o poner frutos secos o incluso no poner nada, como siempre os digo es a vuestra elección. 

Ingredientes (para un molde de 18 cm):

Para la masa quebrada:

  • 225 gramos de harina
  • 125 gramos de mantequilla fría en dados
  • 5 gramos de sal
  • 1 huevo
  • 50 gramos de azúcar

Para el relleno:

  • 85 gramos de harina de almendra
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 1 huevo L
  • 95 gr de mantequilla pomada
  • Esencia o pasta de vainilla

Para el coulis o pasta de mora:

  • 200 gramos de moras frescas o congeladas (mejor frescas)
  • 75 gramos de azúcar
  • El zumo de medio limón
Preparación:
  1. Lo primero de todo será preparar la masa quebrada, que será la misma que en la receta de tarta de moras del blog. Si disponemos de un robot de cocina tipo Thermomix o un robot amasador perfecto. Agregamos todos los ingredientes y amasamos durante 2 minutos. También podemos hacerlo con varillas eléctricas pero al estar la mantequilla fría es más difícil de trabajar, así que si no tenemos robot, a pringarse toca. Amasamos todo con las manos hasta que esté integrado y si vemos que se nos queda un poco pegajosa la masa añadimos un poco más de harina. 
  2. Seguidamente hacemos una bola con la masa y envolvemos en film transparente. Enfriamos en nevera durante 1 hora.
  3. Una vez pasado el tiempo sacamos la bola de la nevera y la metemos entre dos papeles de horno. Con ayuda de un rodillo estiramos la masa más o menos a un grosor de unos 5mm y la llevamos a un molde  (cristal o acero inoxidable) previamente engrasado procurando que sobresalga un poco por los bordes, pues en el horno encoge. Cubrimos bien ayudándonos de los dedos  y recortamos el sobrante.
  4. A continuación horneamos nuestra base “en blanco” esto es, sin relleno, sólo para que se cueza la base. Podemos hacerlo tal cual, a 150º y con la rejilla prácticamente abajo del todo, y vigilando constantemente cada vez que se haga una burbuja de aire en la masa, abrir el horno y pincharla con un cuchillo. Lo tendremos unos 20 minutos o hasta que nuestra base esté doradita y no tenga la impresión de estar cruda.
  5. Para hacer la pasta de moras o “coulis” emplearemos la receta de la cheesecake de moras del blog. Lavamos bien las moras, las escurrimos y las llevamos a una olla o cazo grande. Espolvoreamos el azúcar por encima y llevamos al fuego. Cuando empiecen a hacerse burbujitas añadimos el zumo de limón. Dejamos en el fuego removiendo de vez en cuando unos 20 minutos. Una vez pasado el tiempo dejamos enfriar un poco antes de triturar (así evitamos que nos salpique y nos queme). Trituramos con una batidora, mini-pimer o procesador de alimentos que tengamos. Ahora es opcional pasar esta pasta por el colador o no para quitar las pepitas. Si os decidís por quitarlas armaros de un poco de paciencia y ayudaros con una cuchara grande para ir “chafando” y colando la pasta.
  6. Una vez hecho este paso y con nuestra base ya templada, añadimos el coulis de moras por encima de la base, y nos ayudamos de una cuchara para llegar bien a los rincones.
  7. A continuación es momento de preparar la crema. Batimos la mantequilla pomada junto con el azúcar glas hasta que esté bien integrado.  Añadimos el huevo y batimos bien. Después agregamos la vainilla y por último la harina de almendra.
  8. Finalmente sólo nos queda verter esta masa sobre el molde cubierto con la masa quebrada y el coulis de mora y llevar al horno a 180º durante 30-35 minutos, o hasta que pinchéis con un palillo y éste salga limpio.

Frangipane de moras

Y…¡listo! Lo dejamos enfriar y a la nevera. Si no os gustan las moras podéis hacerlo con la fruta que queráis, o incluso con frutos secos o la fruta entera partida en trocitos, ya sabéis que la repostería admite mil variantes.

Espero que os haya gustado la receta de este frangipane de moras y que la pongáis en práctica, mientras tanto yo iré preparando la receta de la semana que viene, ¡hasta pronto!

Andrea