Polvorones de almendra

Polvorones de almendra

polvorones

¡Hola a tod@s! ¿Cómo lleváis las navidades? Seguro que más de uno ya lleva más de un kilito encima por culpa de las cositas tan ricas que se preparan estos días ¿a que sí? Si es vuestro caso no desesperéis, porque todavía quedan días y en enero ya nos pondremos con la dieta post atracón navideño.

El otro día ya os mostré unos deliciosos mantecados de chocolate, que espero y deseo hayáis probado para que a partir de ahora compréis un poquito menos y elaboréis un poquito más, no cuesta mucho y la diferencia es enorme. Hoy le toca el turno a los polvorones de almendra, de los de toda la vida. De esos que se deshacen en la boca , con sus semillas de sésamo incluidas.

Si os perdisteis la entrada del otro día, os contaba un poquito la diferencia entre mantecado y polvorón, podéis visitarla aquí.

Estos polvorones son perfectos para veganos, pues no contienen manteca de cerdo, así que ya sabéis ¡no tenéis excusa!

Ingredientes:

  • 600 gramos de harina de trigo
  • 140 gramos de almendras molidas
  • 135 gramos de azúcar glas
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de canela
  • La ralladura de una naranja y un limón

Preparación:

  1. Lo primero que haremos será tostar las harinas de trigo y almendras, ¡ojo! por separado, pues las almendras molidas se tuestan antes que la harina. Para ellos extendemos la harina de trigo en una bandeja de horno y la tostamos unos 30 minutos a 150º, removiendo de vez en cuando con una espátula. Una vez lista repetimos el proceso con la harina de almendra. Con ésta tendréis que tener más cuidado, pues se tuesta antes, con 15-20 minutos será suficientes y siempre vigilando regularmente el horno y removiendo con una espátula.
  2. Tamizamos el azúcar glas
  3. Lo siguiente que haremos será mezclar todos los ingredientes en el vaso de nuestra batidora (americana, thermomix, etc) es decir, las harinas tostadas, el aceite, el azúcar glas, la canela y las ralladuras hasta que esté integrado.
  4. Ponemos esta masa entre dos papeles de horno. No os asustéis si la notáis algo aceitosa o pringosa, luego hay que enfriarla y cambia el aspecto. Pasamos un rodillo y estiramos más o menos a un grosor de 1 cm. Cuando lo tengamos listo lo llevamos a la nevera por 1 hora o al congelador por 20 minutos.
  5. Una vez pasado el tiempo, vamos cortando nuestros polvorones con ayuda de un cortador del tamaño y forma que prefiráis. Con el sobrante de masa repetimos la operación; amasamos, estiramos y enfriamos.
  6. Horneamos los polvorones 10 minutos a 225º, ni más ni menos, terminarán de endurecerse al enfriar. No los mováis hasta que estén totalmente fríos, pues corremos el riesgo de que se nos rompan.

polvorones_almendra

Y ya los tenemos listos, podéis espolvorearlos con azúcar glas o decorarlos con semillas de sésamo antes de hornearlos, como más os guste. Y no hay mayor complicación, de verdad que no tenéis excusa para no hornear vuestros propios dulces navideños. Sorprenderéis gratamente a vuestra gente y vosotros os sentiréis genial por haber elaborado estas delicias con vuestras propias manos, así que…¡manos a la masa! Un besazo a todos y hasta la próxima semana.

Andrea

Muesli o granola

Muesli o granola

granola

 

¡Hola a todos! Hoy os traigo algo que se sale un poco de lo habitual en mi pero que me encanta y desayuno a menudo. Y es que una no puede vivir solo de dulces y también hay que comer saludable el resto del tiempo. La receta de hoy es de muesli casero o «granola» como también se le conoce al muesli. La receta requiere de horno pero nada más que 10-12 minutos. Es un desayuno completo con hidratos de carbono de absorción lenta o carbohidratos complejos; esto quiere decir que nos sacian más y nos van a aportar energía y nutrientes para toda la mañana sin necesidad de picar entre horas. Una vez lo probéis no volveréis a comprarlos hechos, pues además los comprados están llenos de azúcar refinado, no hay más que leer las etiquetas. Así que espero que os encante como a mi y que lo introduzcáis en vuestro día a día.

Ingredientes:

  • 300 gramos de copos de avena
  • Semillas de sésamo (un puñado)
  • Pipas de calabaza (un puñado)
  • Nueces, almendras, avellanas, o el fruto seco que más os guste (crudos, sin tostar ni salado) (12-15 unidades de cada)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas soperas de sirope de ágave
  • Semillas de amaranto inflado (un puñado)
  • Semillas de lino molidas (las venden sin moler pero las podéis moler en un robot de cocina o molinillo) (un puñado)
  • 4 onzas de chocolate negro al 70% o al 85% sin azúcar (marca Hacendado o Valor)

Preparación:

  1. Lo primero de todo preparamos un bol grande para mezclar todos los ingredientes. Vertemos los copos de avena, las pipas de calabaza, las semillas de sésamo, las semillas de lino, los frutos secos picados y el amaranto. El amaranto se encuentra fácilmente en herbolarios, si no lo encontráis inflado podéis comprar el grano en crudo e inflarlo en casa como si fueran palomitas, en una olla bien caliente, vertéis las semillas, tapáis y movéis rápidamente durante unos 2 minutos de lado a lado, oiréis que estallan como si fueran palomitas.
  2. Ahora añadimos el aceite de oliva y el sirope de ágave, mezclamos bien y extendemos en una capa de 1 cm de grosor más o menos en una bandeja de horno a la que previamente hayamos puesto un papel de horno. Lo siguiente es llevarlo al horno precalentado a 170º durante 10-12 minutos o hasta que esté doradito.
  3. Por último, una vez enfriado añadimos las onzas de chocolate picado, removemos y guardamos en un bote de cristal con tapa. Y…¡listo!muesliUn desayuno rico y sano en poco tiempo. Lo podéis acompañar de leche, bebidas vegetales, yogur, zumo… ¡Espero que lo probéis y me contéis el resultado!

 

Andrea