Roscón de Reyes

Roscón de Reyes

roscon_reyes

¡Hola de nuevo! ¡Que poquito queda para que termine la Navidad! Como os anunciaba en la última newsletter hoy os traigo este roscón de Reyes para darle el cierre a estas semanas de doble receta. Este roscón es muy fácil, pero eso no quiere decir que no requiera de tiempo y paciencia por nuestra parte. Tampoco os voy a tener levando la masa un día entero pero si queréis prepararlo para comer un día, tendréis que empezar con la masa el día de antes. Si fuera para cenar con prepararlo por la mañana es más que suficiente.

En esta receta voy a utilizar un pre-fermento. He hecho roscón infinidad de veces, es de las recetas que más veces he variado y probado con masa madre, con pre-fermento, sin él….y puedo asegurar que si os queréis garantizar un roscón en condiciones, deberéis hacer como mínimo un pre-fermento. Si lo hacemos nos garantizamos un roscón más tierno y que además aguanta perfectamente 2-3 días. Las masas que no llevan una mínima preparación antes no suelen durar tiernas mucho tiempo. ¡Ojo! si lo vais a preparar y sabéis que se va a comer todo de una vez podéis hacerlo, pero según el tamaño del que lo hagáis no suele ser el caso. Así que a quitarse la pereza porque no lleva mucho tiempo y el resultado será mucho más satisfactorio.

Ingredientes (para un roscón grande o dos medianos):

Pre-fermento:

  • 175 ml leche
  • 1 sobre levadura seca de panadero o 18 gramos de levadura fresca
  • 3 cucharadas colmadas de harina
  • 1 cucharada de azúcar

Masa:

  • El pre-fermento
  • 450 gramos de harina
  • 2 huevos 
  • 100 gramos de azúcar
  • 145 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • Una pizca de sal
  • 15 ml de agua de azahar
  • La ralladura de un limón y una naranja
  • Frutas confitadas (guindas, naranjas..)
  • Azúcar perlado o en su defecto azúcar normal mojado)
  • Un huevo batido + un chorrito de leche (para pintar el roscón)

Relleno de trufa:

  • 350 ml de nata vegetal o nata para montar 35% M.G.
  • 30 gramos de cacao en povo puro,

Preparación:

  1. Lo primero de todo será preparar el pre-fermento. Pondremos a calentar la leche 30 segundos en el microondas, hasta que esté tibia. La vertemos en un recipiente alto, tipo el vaso de la Mini Pimer. Le añadimos la levadura que hayamos elegido (si es fresca la añadimos desmenuzada), las 3 cucharadas de harina y la cucharada de azúcar. Mezclamos bien con unas varillas y dejamos que triplique su volumen (alrededor de 30 minutos-1 hora dependiendo de la temperatura ambiente)
  2. Una vez listo nuestro pre-fermento, ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla en el vaso de nuestro robot o amasadora (puede hacerse a mano, pero deberéis tener paciencia y un buen brazo!). Amasamos hasta que esté bien integrado todo.
  3. Vamos añadiendo la mantequilla poco a poco a cubitos, no añadir el siguiente hasta que esté integrado el anterior cubito. Una vez añadida toda la mantequilla, seguimos amasando unos 10 minutos más, o hasta que la masa sea fina, elástica y brillante (deberá resultarnos fácil coger la masa con las manos y manipularla, no se nos debe quedar pegada). Una vez lista ponemos nuesta masa en un bol, lo tapamos con papel film y dejamos que doble el volumen (más o menos entre 1 y 2 horas, dependiendo de dónde viváis y en que época estemos). Yo siempre dejo fermentar las masas dentro del horno apagado.
  4. Una vez haya doblado su volumen, deberemos tener claro si queremos hacer un roscón grande o dos medianos. Si queréis hacer dos entonces tendréis que dividir la masa en dos. Ahora, con la masa resultante, hacemos un agujero a mano en el centro, y vamos “ampliándolo” hasta dejarlo con forma de roscón. Un truco es poner en medio del agujero un bol de los típicos de desayuno y dejar que vuelva a fermentar con el bol dentro, para que no se nos haga pequeño el agujero. Si queréis darle forma de bolitas como yo, entonces tendréis que pesar la masa y hacer 8 o 9 bolitas del mismo tamaño, e ir poniendo esas bolitas en forma de círculo con el bol en el centro, y dejar un poquito de espacio entre ellas. Una vez dispuesto con la forma que hayáis elegido lo dejáis levar de nuevo hasta que doble el tamaño (unas 2 horas, aunque también os digo que yo lo tuve 6 por una cuestión de tiempo y organización).
  5. Cuando haya levado, pintaremos nuestro roscón con huevo batido mezclado con un chorrito de leche y lo decoraremos con fruta confitada y azúcar perlado. Si no tenemos azúcar perlado, usaremos 25 gramos de azúcar común y lo mojaremos con unas gotitas de agua.
  6. Horneamos nuestro roscón a 180º durante unos 20 minutos. Yo siempre lo horneo en la mitad inferior del horno, es decir, más cerca de la parte de abajo que de la de arriba. Generalmente cuando empieza a dorarse es señal de que le falta poquito. Si veis que se dora mucho y aún no han pasado los 20 minutos, deberéis tapar el roscón con papel de plata para que no se os queme.
  7. Para hacer el relleno, yo he elegido trufa. La conseguiremos montando la nata bien fría con unas varillas y a mitad de montado le añadís el cacao en polvo puro. Seguís batiendo hasta que esté montado del todo. Una vez enfriado el roscón, lo abrimos por la mitad y lo rellenáis con ayuda de una manga pastelera con boquilla rizada (si no tenéis no pasa nada, podéis usar una lisa)

roscon

Y ya tenéis listo vuestro roscón de Reyes. Como habéis podido comprobar, el único misterio es el rato de levado. También debéis amasar muy bien los ingredientes hasta que la masa esté muy elástica y brillante y no se os pegue a las manos. Pero el resto sólo es cuestión de paciencia.

Yo el mío lo he rellenado de trufa, pero podéis usar el relleno que más os guste, como nata montada, ganache de chocolate o crema pastelera.

¡Os deseo a tod@s una feliz noche de Reyes!

 

Andrea

 

 

 

 

 

Cupcakes Hi Hat

Cupcakes Hi Hat

cupcakes_hit_hat

¡Hola a tod@s! Por aquí seguimos con recetas navideñas, tenemos que aprovechar estos días, que sino luego tendrá que pasar un año entero hasta que podamos volver a preparar estas cosas tan ricas y bonitas que lucen en nuestras mesas.

La receta de hoy son estos Cupcakes Hi Hat con forma de arbolito de Navidad. Estos cupcakes son característicos por su “copete” en forma de sombrero alto (de ahí su nombre) hecho con merengue italiano. Para darle ese toque navideño yo he teñido el merengue de color verde, simulando un árbol de navidad, y los he decorado con sprinkles dorados, simulando ser los adornos del árbol.

La verdad que son muy fáciles de elaborar, lo único que puede tener un poco más de complicación es elaborar el merengue italiano y el manejo de la manga pastelera, pero con un poquito de práctica y paciencia es pan comido.

Para esta receta me voy a basar casi en su totalidad en mi receta de cupcakes de chocolate y plátano.  Lo único que añadiré será la cobertura para el merengue.

hi_hat_cupcakes

Ingredientes:

12 Cupcakes de chocolate:

  • 125 gramos de harina de trigo
  • 1 huevo tamaño L
  • 125 ml de leche entera o semi-desnatada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 180 gramos de azúcar
  • 75 ml de agua hirviendo
  • 75 ml de aceite de girasol
  • 35 gramos de cacao en polvo puro (tipo Valor)
  • 5 gramos (1 cucharadita) de levadura química
  • 2,5 gramos (1/2 cucharadita) de bicarbonato sódico
  • 1 pellizco de sal

Frosting de merengue italiano:

  • 100 gramos de claras de huevo (no pasteurizadas, pues éstas no montan bien)
  • 300 gramos de azúcar
  • 100 ml de agua
  • Colorante verde al gusto (tampoco mucho!!)

Cobertura de chocolate:

  • 200 gramos de chocolate negro para postres

Preparación:

  1. Comenzamos precalentando el horno a 170º. Preparamos 12 cápsulas de cupcakes y las disponemos en un molde de cupcakes para que no se nos abran al hornear.
  2. Ahora tamizamos la harina, junto con el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato. Añadimos la sal y reservamos.
  3. A continuación blanqueamos los huevos con el azúcar. Añadimos el aceite de girasol y el extracto de vainilla.
  4. Vamos integrando los sólidos que teníamos reservados, y los vamos alternando con la leche, empezando y terminando siempre por los sólidos.
  5. Por último añadimos el agua hirviendo. Removemos hasta que quede homogéneo. Reposamos esta masa en la nevera durante 20 minutos.
  6. Con ayuda de una cuchara de helado, rellenamos los cupcakes 2/3 de su capacidad aproximadamente.
  7. Por último horneamos 20-22 minutos, o hasta que insertemos un palito de madera éste salga limpio. Una vez horneados dejamos reposar sobre una rejilla hasta que enfríen por completo.
  8. Para hacer el merengue italiano calentamos el azúcar con el agua a fuego medio-alto y dejad que se caliente hasta los 116º-120º.
  9. Mientras se hace el almíbar, vamos montando las claras en un robot o con varillas eléctricas, paramos justo antes de que lleguen al punto de nieve, solo queremos que se monten un poquito.
  10. Cuando el almíbar ha llegado a la temperatura adecuada, retiramos del fuego, y lo vamos incorporando en forma de hilo y muy despacito a las claras semi-montadas, y seguimos batiendo mientras a velocidad baja.
  11. Una vez incorporado el almíbar, subimos a velocidad media y batimos hasta que se monte el merengue y además haya enfriado, es decir, unos 10 minutos más o menos. Tampoco queremos que se nos pase el merengue y vuelva a estado líquido ¡ojo!
  12. Una vez a temperatura ambiente añadimos un poquito de colorante verde.
  13. Finalmente lo metemos en una manga pastelera con boquilla lisa de más o menos 1 cm y decoramos los cupcakes dándo forma de copete alto a nuestro frosting.
  14. Metemos al congelador nuestros cupcakes con su “sombrerito” verde para que cojan aún más consistencia.
  15. Derretimos en el microondas o al baño María el chocolate negro y lo ponemos en un vaso mas bien estrecho, lo justo para poder introducir nuestros cupcakes. Dejamos templar un poquito, pues si introducimos los cupcakes en el chocolate muy caliente se nos vendrá abajo el merengue.
  16. Sacamos nuestros cupcakes del congelador (al menos que hayan estado unos 20 minutos) y los vamos introduciendo boca abajo con muchísimo cuidado en el vaso con chocolate, hasta bañar todo o casi todo el merengue. Escurrimos con mucho cuidado y decoramos con sprinkles al gusto. Ésto deberéis hacerlo justo después de bañarlos en el chocolate, pues en contacto con el merengue frío el chocolate cristaliza enseguida.

cupcakes

Y ya los tenemos listos. Estos cupcakes son jugosísimos y muy bonitos, super vistosos como a mi me gustan, ideales para nuestra mesa navideña. Ya van quedando poquitos días de fiestas, así que ¡aprovechad! para deslumbrar a los vuestros con dulces hechos por vosotros. Un besote a tod@s y ¡hasta la próxima entrada!

Andrea