Probablemente el brownie más jugoso que hayas probado jamás: Brownie red velvet con cheesecake

Brownie red velvet con cheesecake

brownie

¡Hola a todos! Sí, lo sé, se os hace la boca agua sólo de verlo, y no os falta razón, porque probablemente este sea el brownie más jugoso que hayáis probado nunca. Se trata de un brownie red velvet con cheesecake. Mezcla auténtica y explosiva donde las haya, mezcla la dulzura del chocolate, con el inigualable sabor del red velvet, y con la suavidad y delicadeza de una auténtica cheesecake. ¡Por no hablar de lo poco que cuesta hacerlo! Sin robot, ni varillas, ni nada, simplemente se mezcla todo a mano y listo.

cheesecake_brownie

El brownie es originario de Estados Unidos, y es un bizcocho pequeño de color marrón, de ahí su nombre (brown = marrón). A lo largo de los años se han creado infinidad de variedades de este postre americano, siendo el original generalmente de chocolate con nueces; pero ya veis, el brownie acepta casi ¡cualquier cosa!

Así que por eso os traigo esta maravilla que además de bonito está riquísimo.

Ingredientes (para un molde cuadrado o rectángular de unos 20 cm):

Brownie Red Velvet

  • 120 gramos de chocolate negro para postres
  • 90 gramos de mantequilla
  • 85 gramos de harina normal
  • 150 gramos de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 15 gramos de cacao puro en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Colorante rojo en gel (cantidad variable según que colorante uséis, entre 1 y 2 cucharadas)

Cheesecake

  • 300 gramos de queso tipo Philadelphia
  • 90 gramos de azúcar
  • 1 yema de huevo tamaño XL
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

  1. Lo primero que debemos hacer es preparar el molde con el que vamos a trabajar. Lo ideal sería poner un papel de horno en la base del tamaño del molde, pegarlo con un poquito de mantequilla y después rociar con spray desmoldante. Si no tenéis spray podéis usar mantequilla. Precalentamos el horno a 175º.
  2. Derretimos la mantequilla con el chocolate al baño María o en el microondas. Añadimos el azúcar y batimos bien.
  3. Lo siguiente que hacemos es añadir los huevos uno a uno y mezclarlos bien.
  4. Ahora es momento de añadir la harina tamizada junto con el cacao y la sal. Removemos lo justo hasta que esté integrado y añadimos el colorante rojo. Aunque parezca que no sube de color una vez mezclado con la cheesecake el color se notará más. Vertemos en el molde aplanando bien la  superficie con una espátula y reservamos.
  5. A continuación preparamos la cheesecake. Batimos el queso crema junto con el azúcar, la yema y el extracto de vainilla, que nos quede bien homogéneo y esponjoso. Lo vertemos encima del brownie y con la ayuda de un cuchillo o un palito de brocheta vamos dibujando líneas para conseguir un efecto marmolado ¡ojo! sin pasarse.
  6. Por último, horneamos unos 40 minutos. Pasado este tiempo dejamos enfriar y desmoldamos con mucho cuidado. Cortamos cuadraditos de unos 5 x 5cm.

red_velvet_brownie

Y ya lo tenemos listo, como podéis comprobar es sencillísimo de hacer, una vez enfriado se guarda en un tupper de cristal en la nevera o en papel de plata, pero a quién vamos a engañar, ¡no va a dar tiempo a que llegue a la nevera! Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerlo, porque estoy segura de que se convertirá en uno de vuestros básicos de la repostería. ¡Hasta pronto!

Andrea

¿Te apetece compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *