Blog

Cheesecake de lima

Cheesecake de lima

lima_cheesecake

¡Hola a todos! Sé que a muchos os da pereza encender el horno con estos calores, a mi la primera, así que os traigo esta rica cheesecake de lima, del blog de icake4u. Si echáis un vistazo veréis que hace cosas preciosas y cuida mucho sus fotografías 🙂

Y como en mi casa ya sabéis que las cheesecakes son las reinas de cada celebración que se precie, pues la preparé para celebrar mi cumpleaños el fin de semana. Que se acerca el día del padre, pues cheesecake para el padre de mis criaturas, que es su cumpleaños, pues otra cheesecake, que se pica porque dice que hago de todo menos cheesecakes, pues… ¡marchando una cheesecake!. Así que como no, no podía faltar ese día.

Deciros que está deliciosa, que es fácil de hacer, que no necesita más que unas horas de enfriado y que se sale un poco de la típica cheesecake gracias al toque de la lima. También os digo que me costó encontrar limas…en el pueblo donde vivo me recorrí cada frutería y supermercado sin suerte, y tuve que ir al pueblo de al lado y las encontré en Alcampo. Para otra vez acudiré directamente, porque si de algo estoy segura es de que repetiré esta receta más veces.

Bueno, no me enrollo más y os dejo la receta de Goyo.

Ingredientes:

  • 800 gramos de queso crema tipo Philadelphia
  • 500 ml de leche condensada
  • El zumo de 8 limas (yo lo colé)
  • La ralladura de 3 limas
  • 200 gr de mantequilla sin sal
  • 400 gr de galletas trituradas (yo usé Digestive)
  • 9 hojas de gelatina neutra

Preparación:

  1. Lo primero de todo pulverizar las galletas en una picadora o procesador de cocina. Si no disponemos de uno podemos meterlas en una bolsita de congelado, cerrarla bien con el zip y machacarlas con ayuda de un rodillo. Una vez trituradas las mezclamos con la mantequilla (previamente derretida en el microondas). 
  2. En un molde de silicona redondo desmontable (yo usé mi querido molde Lekué de 23 cm de diámetro) previamente engrasado con mantequilla o spray de aceite, echamos la mezcla de las galletas y cubrimos bien todo el molde, ayudándonos de las manos o un vaso para dejarlo bien lisito. Llevamos a la nevera.
  3. A continuación hidratamos en un bol con agua fría las láminas de gelatina.
  4. Ahora montamos el queso junto con la leche condensada (todo bien frío). Añadimos la mitad más o menos del zumo de las limas, y mezclamos bien.
  5. Es momento de calentar el resto del zumo en el microondas, ojo, sin pasarse, lo justo para disolver las láminas de gelatina que ya habremos escurrido. Mezclamos bien y añadimos a la mezcla anterior. Siempre que uso gelatina tanto en lámina como en polvo, una vez mezclada con el líquido caliente para que se disuelva, la paso por un colador, es un truco que me enseñó mi sensei Claudia para eliminar cualquier grumito que nos pueda estropear la preparación. Mezclamos bien.
  6. Por último añadimos la ralladura de las limas, terminamos de mezclar y añadimos al molde que habremos sacado del frigorífico.
  7. Volvemos a meter al frigo y dejamos enfriar un mínimo de 5-6 horas, aunque lo ideal es dejarla toda la noche.cheesecakeCuando vayamos a servir, desmoldamos con cuidado y decoramos al gusto, con ralladura, rodajas etc de lima. Como veis es una maravilla de receta, fácil y rápida, y que además esta riquísima. Espero que la probéis y me mandéis las fotitos como soléis hacer. Mientras seguiré pensando recetas sin horno para poneros este verano que como siempre se avecina caluroso y sofocante. ¡Un besazo a todos!

 

Andrea

Un clásico: Donuts

Donuts

donut

¡Hola de nuevo! Qué, motiva la foto ¿eh?. Y es que ¿quién no se acuerda de los donuts que comíamos de niños (digo esto porque ahora los donuts ya no son lo que eran) llenitos de azúcar glaseado?. Lo que más me gustaba era comerme un donut y pegarme una hora relamiéndome los dedos, se quedaba ahí bien agarradito su glaseado y era una verdadera delicia. Con esto no quiere decir que ¡arriba el azúcar! ¡noooo! todo en su justa medida, pero un capricho de vez en cuando, y si además es casero ¡siiiii!. Así que si os apetece aprender a elaborarlos, seguid leyendo.

Si piensas que el origen de los donuts es americano, estás equivocado; puede que sean los reyes en comerlos, eso sí, pero la receta original proviene de Europa. El origen concreto se disputa, como casi todo en este mundo (crema inglesa, macarons, alfajores…). Pero la versión oficial cuenta que la receta proviene de Holanda, que inicialmente tenían forma de berlina, y que un marinero hizo un agujero en el centro con un pimentero para no tener problemas de que la masa se quedara cruda al freírla. De ahí se adaptó la nueva forma que hoy día tienen y se exportaron a Estados Unidos, quizás por eso la confusión en los orígenes.

donut_casero

Al contrario de lo que se piensa (yo la primera que lo pensaba) hacer donuts es fácil, lo único que puede dar más pereza es esperar el tiempo de levado. Pero por lo demás, es fácil y rápido, tenemos que empezar a quitarnos la pereza a la hora de esperar al levado de las masas. Podemos preparar la masa, dejar levando y hacer otra cosa que tengamos que hacer mientras, así que manos a la masa y vamos con la receta.

Ingredientes (para unos 20 donuts):

  • 550 gramos de harina
  • 1 huevo
  • 250 ml leche entera
  • 20 gr de levadura fresca
  • 70 gr de mantequilla
  • 85 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de aroma de azahar (en supermercados, yo uso éste de Vahiné)
  • Aceite de girasol para freir

Glaseado de azúcar:

  • 100 gramos de azúcar glas
  • 6 cucharadas de agua (orientativo)

Preparación:

  1. Lo primero de todo es calentar un poquito la leche con la mantequilla hasta que se derrita. 
  2. Ahora amasamos la mezcla anterior con 400 gramos de harina, la levadura fresca desmenuzada, el huevo, el azúcar, el agua de azahar y la sal. Lo ideal es hacerlo con un robot amasador o robot de cocina, si no disponemos de él no pasa nada, pero tendremos que echarle constancia y un poco de tiempo.
  3. Vamos amasando y añadiendo el resto de harina, hasta que forme una masa que no se nos pegue a las manos. Aquí puede ocurrir que necesitemos añadir un poco más de harina, no pasaría nada.
  4. Una vez tengamos la masa lista, la pasamos a encimera (si estábamos haciéndola con robot) y formamos una bola. Pasamos a un bol un poco enharinado y tapamos con film transparente. Dejamos reposar hasta que doble su volumen (dependiendo de la época del año una o dos  horas).
  5. Pasado este tiempo estiramos la masa con un rodillo a un grosor de 1 cm más o menos. Cogemos un cortador redondo (yo he usado de 8 cm) y vamos haciendo círculos, intentando aprovechar bien toda la masa. Para el agujerito vamos a utilizar otro cortador de unos 2-3 cm. Llegados a este punto,si no tenemos cortador, podemos utilizar un vaso para el círculo de fuera y el tapón de una botella o un vaso de chupito para el círculo de dentro. Mi consejo aquí es que cortéis cuadraditos de papel de hornear y pongáis sobre cada uno un donut, a la hora de freírlos no se nos deformarán. Una vez terminado dejamos reposar de nuevo hasta que doblen su volumen. Con los restos de masa repetimos el proceso, ¡que aquí no se tira nada!
  6. Finalmente, calentamos en un cazo (no sartén)  aceite de girasol hasta que esté bastante caliente (unos 175º), lo necesario para que el donut flote  y no se nos vaya al fondo. Bajamos a temperatura media alta, vamos echando los círculos de papel con donut en él y al segundo quitamos el papel con unas pinzas de cocina. Lo que conseguimos con esto es que al pasarlos al cazo no se nos deformen con las manos, pues sólo tocamos el papel. Os recomiendo freírlos de uno en uno. Freímos por los dos lados, con mucho cuidado de que no se nos quemen, pues podría ocurrir fácilmente y no estarían tan jugosos. Sacamos con pinzas.
  7. Dejamos que escurran un poco el aceite sobre un papel de cocina.
  8. Seguidamente preparamos el glaseado, tamizamos el azúcar glas y vamos añadiendo el agua poco a poco hasta que nos haga una especie de pasta ni líquida ni muy espesa. Podría ocurrir que necesitáramos o bien más agua o bien más azúcar. Vamos echando esta mezcla por encima de los donuts (que habremos pasado a una rejilla), dejamos solidificar un poco y ¡listos para comer!

donut

¿Habéis visto que fácil es preparar donuts? Claro que hay recetas más elaboradas, pero lo que quiero es que probéis y vayáis cogiendo el gustillo a esto de la repostería, más adelante ya nos complicaremos más.

Consejillo donutero: como los donuts es mejor comerlos en el día, pues este tipo de masa aguantan frescas poco tiempo, os aconsejo congelarlos sin glasear y de uno en uno en papel film transparente, y cuando tengáis antojo de donuts lo sacáis hora y media antes y después glaseáis. Y con este consejo me despido hasta la próxima semana, ¡besos a todos!

Andrea