Blog

Postres sin culpa: Tarta mousse de fresas vegana

Tarta mousse de fresas vegana

tarta_fresa

¡Hola de nuevo! Aunque no lo parezca, la tarta de hoy es vegana, sí, 100% libre de ingredientes de origen animal. Es sencillísima de hacer, lo único que necesitamos es un poco de paciencia hasta que cuaje en la nevera, pero por lo demás…¡está chupada! y además no necesita horno, algo importante sobretodo ahora que ya empieza a dar pereza encenderlo.

tarta

Hace tiempo que me planteo adaptar recetas aptas para veganos, al fin y al cabo cada vez hay más personas que han decidido no comer nada que proceda de ningún animal, y como todo es respetable y la repostería es un placer del que no debería librarse nadie, pues aquí os dejo mi versión adaptada, también se puede hacer “normal”, así que más abajo os pondré las alternativas a los ingredientes. Esta tarta consta de 3 partes, base, mousse y el mazapán que la cubre. A simple vista parece una tarta fraiser ¿a que sí?

Ingredientes (para un molde de 23 cm de diámetro):

Base de la tarta

  • 200 gramos de galletas sin mantequilla ni aceite de palma
  • 100 ml de aceite de coco

Mousse de fresas

  • 400ml nata vegetal (de venta en tiendas de repostería, no nos sirve la del supermercado porque no monta)
  •  300g fresas limpias cortadas en trocitos
  • 150 gramos de azúcar
  •  2 gramos de Agar-Agar (gelatina de origen vegetal, mucho más potente que la gelatina convencional)
  • Fresas cortadas en láminas para decorar el borde

Mazapán de cobertura

  • 60 gramos de harina de almendra
  • 60 gramos de azúcar glas
  • 30 ml de sirope de ágave
  • Colorante en pasta o en gel de color rojo

Preparación:

  1. Lo primero de todo es preparar la base, con un molde desmontable, rociamos spray desmoldante y dejamos reposar. Pulverizamos las galletas con un procesador de alimentos, molinillo etc, o metiéndolas en una bolsa de congelado y golpeando con un rodillo.
  2. Una vez hechas migas, las mezclamos con el aceite de coco. Cubrimos toda la base del molde con esta pasta, procurando que quede lisita.  Metemos en la nevera.
  3. Comenzamos la mousse triturando las fresas con el azúcar, una vez triturado, llevamos al fuego y añadimos el agar agar. Dejamos que hierva 7 minutos. Una vez hervido retiramos del fuego y dejamos templar.
  4. Montamos la nata vegetal, la que venden en supermercados no sirve, pues no lleva el 35% M.G., es necesaria una especial que venden en tiendas de repostería o en tiendas online. El 35% de materia grasa es necesario para que pueda montar.  Una vez montada la nata, vamos añadiendo poco a poco cucharadas del puré de fresas, removiendo de forma envolvente para intentar no bajar las nata.
  5. Sacamos el molde de la nevera. Cortamos láminas de fresas procurando que sean rodajas finitas y más o menos del mismo tamaño todas. Las vamos colocando pegadas al molde, por encima de la base de galletas, haciendo un círculo como el molde.
  6. Ahora vertemos la mousse por encima procurando llegar a todos los huequitos y llevamos a la nevera para dejar enfriar.
  7. Preparamos el mazapán, para ello mezclamos la harina de almendra, el azúcar glas y el sirope de ágave. Añadimos el colorante rojo (si usáis guantes mejor) con mucha paciencia pues al principio parecerá que no se integra el colorante, pero poco a poco veréis que va cogiendo el color. Hacemos una bola con la masa y la metemos entre dos papeles de horno. Estiramos con un rodillo hasta dejarla de un grosor de unos 7 milímetros. Metemos a la nevera unos 30 minutos. Una vez pasado el tiempo, sacamos de la nevera y con cuidado, con ayuda de un cuchillo,  vamos recortando un círculo del tamaño de nuestra tarta, podemos utilizar un molde del mismo tamaño y trazar la circunferencia. Sacamos la tarta de la nevera y colocamos el mazapán encima.
  8. Por último podemos decorar la tarta con nata vegetal y una manga pastelera, y unas hojas de hierbabuena, que es lo que hice yo, pero también podéis decorarla a vuestro gusto. Dejamos enfriar en la nevera al menos un par de horas más, ¡y ya la tenemos lista!

strawberry_cake

Como veis no tiene ningún misterio, los ingredientes de origen vegetal cada vez son más fáciles de conseguir en nuestro supermercado habitual, como es el caso del agar-agar, el sirope de ágave, el aceite de coco…pero si aún así queréis hacer la versión clásica, tomad nota de las equivalencias:

Aceite de coco = mantequilla derretida

Nata vegetal = nata para montar 35%M.G.

Sirope de ágave = miel

Agar-agar = gelatina en polvo o gelatina en láminas (súper importante buscar la equivalencia)

Y con esto termina la entrada de hoy, espero que os haya gustado y sobretodo me gustaría que si a alguien os queda algún tipo de miedo a la hora de atreverse a cocinar vegano, me preguntéis o simplemente lo probéis, al fin y al cabo esta tarta está buenísima y es muy muy facilita de hacer. Muchos besos a todos y ¡feliz semana!

Andrea

Dulces que saben a antaño: Alfajores

Alfajores

alfajores

¡Hola de nuevo a todos! ¿Cómo estáis? ¿Qué tal habéis comenzado la semanita? ¡Además esta semana vuelve a ser corta! Espero que muy bien y que saquéis tiempo para cocinar alguna cosilla, como estos deliciosos alfajores.

El alfajor en sí es un dulce típico español, más concretamente de Andalucía y también típico de Murcia, aunque la variedad que os traigo hoy proviene de Latinoamérica, no está muy claro si de Venezuela, Perú, Argentina…la verdad que hay una especie de guerra abierta por agenciarse la patente en estos países; aunque lo que sí está claro es que descienden de los alfajores españoles, creados (se cree) en el siglo XVIII.

alfajores

Después de esta breve introducción lo único que puedo deciros es que están…de vicio, tan suaves que se deshacen en la boca gracias al almidón de maíz o Maicena, y el relleno de dulce de leche…insuperable. Facilísimos de hacer y perfectos para llevar como detalle a una comida con amigos; también quedan perfectos en una mesa dulce, eso sí, en un tamaño un poquito más pequeño. También es muy típico comerlos en Navidad, pero la verdad, yo no voy a esperar hasta entonces 😉

Ingredientes:

  • 125 gramos de harina de trigo
  • 125 gramos de almidón de maíz o maicena
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • La ralladura de un limón o una naranja
  • 1 cucharadita (5 gramos) de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de coñac (opcional)
  • Coco rallado y azúcar glas para decorar

Preparación:

  1. Para empezar, batimos la mantequilla (con robot amasador, si no tenemos emplearemos las manos) con el azúcar glas (tamizado) durante por lo menos 5 minutos o hasta que esté perfectamente integrado.
  2. Después añadimos las yemas de huevo y seguimos batiendo.
  3. Añadimos la ralladura de limón o naranja, la vainilla y el coñac.
  4. Ahora es el momento de añadir los secos (harina, maicena, bicarbonato y levadura) tamizados previamente. Los batimos a velocidad baja hasta que estén integrados.
  5. Sacamos la masa de la batidora y con ayuda de las manos, aplastamos un poco para darle forma plana a la bola y envolvemos en papel film. Refrigeramos 30 minutos. Una vez pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera, y con ayuda de un rodillo y un poco de harina estiramos a unos 5 milímetros de grosor. Con ayuda de un cortador redondo de borde ondulado o liso vamos cortando galletas. Con la masa que nos sobra, volvemos a hacer una bola, la volvemos a enfriar y seguidamente estiramos de nuevo y cortamos más círculos.
  6. Disponemos las galletas sobre un papel de horno en una bandeja con un poquito de separación entre ellas y llevamos al horno precalentado a 150º durante 12-14 minutos. Recordad que los alfajores son blanquitos, en cuanto empiecen a dorarse ¡hay que sacarlos del horno! Dejamos enfriar sobre una rejilla.
  7. Vertemos el dulce de leche (yo uso este de Mercadona) en una manga pastelera con boquilla grande y lisa. Cogemos una tapa (una galleta), rellenamos con el dulce de leche y tapamos con otra galletita. Así hasta acabar con todas las tapitas.
  8. Hacemos rodar sobre un plato con coco rallado nuestras galletas para que se impregne bien el dulce de leche, y una vez listo espolvoreamos azúcar glas por encima.

alfajores

También podéis hacer vuestro dulce de leche casero pero el que venden también está muy rico y si no tenéis mucho tiempo viene muy bien tenerlo ya hecho. Espero que os haya gustado la receta de hoy y como siempre os digo, ¡¡probadla!! y me contáis que tal os ha salido 😉

¡Hasta la próxima! ¡Muchos besos!

Andrea