Mousse de fresas

Mousse de fresas

mousse

¡Hola a tod@s! Por fin ha llegado la temporada de las fresas, y aunque ya lleven un mes más o menos en las tiendas no es hasta ahora cuando a mi me parecen más sabrosas. Las primeras fresas suelen parecerme bastante insípidas y además su color no tiene nada que ver con el que tienen ahora.

Y que mejor manera de celebrar su llegada con un rico postre, rápido, fácil, sin horno y además muy rico y sabroso como es esta mousse de fresas. Yo he optado por no poner colorantes artificiales, quizás por eso el color de la mousse no sea todo lo rosa que podría parecer una mousse ya hecha de las que venden en el super. Pero me ha parecido mucho más natural y bonito dejarlo tal cual, resaltando así el color del coulis de fresa superior.

Esta mousse dura 3 o 4 días en el frigorífico sin problemas, si no van a comerse en el momento de hacerlas no olvidéis tapar los botes para que se conserven bien.

Ingredientes (para 4 tarritos):

  • 300 gramos de fresas limpias y sin rabito
  • 150 gramos de azúcar
  • 200 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 1 lámina de gelatina neutra
  • 100 gramos de nata para montar adicional para decorar (yo he usado nata vegetal para repostería)
  • Una cucharada de azúcar (opcional)
  • Fresas para decorar

Preparación:

  1. Lo primero que haremos será poner en un cazo las fresas lavadas cortadas en trocitos junto con el azúcar. Llevaremos a ebullición y bajaremos a fuego medio-bajo. Removeremos de vez en cuando y lo tendremos cociendo unos 15 minutos. Trituraremos con mucho cuidado (estará muy caliente) y reservaremos. Ya tenemos nuestro coulis de fresas.
  2. Ahora montamos los 200 ml de nata (bien fría) con cuidado de no pasarnos con el batido (queremos nata montada, no mantequilla!!). 
  3. Una vez enfriado el coulis, vertemos 250 gramos sobre la nata montada, y vamos integrando muy despacio y muy poco a poco, con movimientos envolventes, teniendo cuidado de no bajar la nata. Deberemos tener paciencia en este paso hasta integrar por completo el coulis. Pasamos la mousse a una manga pastelera con boquilla ancha (si no tenéis boquilla no pasa nada, cortáis un buen trocito de la punta para que salga bastante cantidad) y vais llenando los tarritos unas 3/4 partes.
  4. Ahora cogemos el resto de coulis (unos 200 gramos) y los pasamos por un colador para quitar las pepitas. Hidratamos la lámina de gelatina neutra en agua fría durante 5 minutos. Mientras, calentamos en el microondas el coulis ya sin pepitas durante 30 segundos a máxima potencia. Escurrimos la lámina de gelatina ya hidratada y la agregamos al coulis caliente. Removemos bien hasta integrar perfectamente y reservamos hasta que se temple.
  5. Una vez listo pasamos el coulis a otra manga pastelera con boquilla fina y vertemos sobre los tarritos de mousse, que quede con unos 0,5 cm de espesor. Llevamos a la nevera  a enfriar, para que vaya haciendo efecto la gelatina.
  6. Por último montamos los 100 gramos de nata (yo he usado vegetal, ya sabéis que me gusta mucho más, la vegetal de repostería ya lleva azúcar integrado) con una cucharada de azúcar (opcional) hasta que esté bien firme. Pasamos a una manga pastelera con boquilla rizada y vamos formando un círculo de fuera hacia dentro, formando nuestro “copete”. Decoramos con trocitos de fresas y guardamos en la nevera hasta el momento de consumir.

fresa_mousse

Esta mousse es deliciosa a cualquier hora, pero os garantizo que si la preparáis para una comida o reunión en casa con amigos o familia, dejaréis al personal con la boca abierta. Aprovechemos las fresas ahora que podemos, ¡que luego el resto del año se hace eterno! Besazos gigaNtes a tod@s y hasta la semana que viene.

Andrea

Cupcakes de chocolate

Cupcakes de chocolate

chocolate_cupcakes

¡Hola a tod@s un día más! Estos días he estado de celebración, pues el blog ha cumplido su primer añito. Cuando empecé todo esto no sabía muy bien (nadie sabe al principio si va a funcionar, vaya!) si el blog funcionaría y la gente lo leería. Empecé con más miedo que espanto y pensé: ¿qué puedo perder? Así que con ese pensamiento fui poco a poco labrando los cimientos de lo que hoy es La Dulce MaGa. Y aquí estoy hoy, después de un año, super feliz y orgullosa de seguir adelante con mucha gente que me sigue, que se suscribe al blog día a día, que me escribe, me pide consejos, o simplemente me escribe para decirme que le encanta lo que hago. Todo esto ya hace que sienta que tomé la decisión adecuada y que éste era el camino por el que debía seguir. Cabe decir que sin vosotr@s que me leéis aquí y en Instagram todo esto no sería posible, así que sólo puedo daros un millón de gracias de corazón.

Los que me seguís desde el principio quizás recordaréis que la primera entrada que escribí en el blog fueron estos Cupcakes de chocolate y plátano. Pues bien, quiero celebrar este primer aniversario con otra receta de cupcakes, como son estos Cupcakes de chocolate. Fáciles, ricos y muy jugosos, son perfectos para los adictos al chocolate como yo. Así que tomad nota porque ¡no dejarán indiferente a nadie!

Ingredientes (para 12 cupcakes):

  • 100 gramos de harina
  • 100 gramos de aceite de girasol
  • 2 huevos L
  • 120 ml de leche entera
  • 125 gramos de azúcar
  • 45 gramos de cacao en polvo puro tipo Valor
  • 1,5 cucharaditas de levadura en polvo química tipo Royal (7,5 gramos)
  • 1 cucharadita de extracto o esencia de vainilla

Frosting de chocolate:

  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (sin sal)
  • 40 gramos de cacao en polvo puro tipo Valor
  • 200 gramos de azúcar glas
  • 15 ml de leche
  • Virutas de chocolate para decorar

Preparación:

  1. Lo primero que haremos será preparar los cupcakes. Disponemos 12 cápsulas de cupcakes sobre un molde para éstos, así evitaremos que se abran y se salga la masa. No hará falta engrasar ni el molde ni las cápsulas. Precalentamos el horno a 180º.
  2. Ahora batimos los huevos junto con el azúcar. Añadimos la vainilla y el aceite. Por último añadimos el aceite de girasol.
  3. Tamizamos la harina junto con el cacao, y añadimos a la mezcla anterior. Removemos e integramos lo justo hasta que no queden grumos ni restos de harina. No debemos sobre batir la masa, pues podríamos activar el gluten de la harina.
  4. Ahora llenamos las cápsulas de cupcakes hasta los 2/3 de su capacidad. Es muy importante no pasar este límite, pues entonces nos quedarían muy altos y con copete, y se asemejarían más a magdalenas que a unos cupcakes, y además el frosting no quedaría igual de bonito. Horneamos 18-20 minutos o hasta que al insertar un palillo éste salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla.
  5. Mientras enfrían del todo preparamos el frosting, en este caso un buttercream de chocolate. Batimos con ayuda de unas varillas eléctricas o la pala de nuestro robot, la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar glas y el cacao en polvo (muy bien tamizados)hasta conseguir una pasta que parezca que tiene grumos. Añadimos muy poco a poco la leche (1 cucharada como máximo) hasta que la mezcla se vuelva pastosa y con aspecto de una buttercream. Terminamos de mezclar a mano hasta comprobar que está perfectamente integrada.
  6. Vertemos nuestro frosting en una manga pastelera con boquilla rizada (yo utilizo la 1M de Wilton). Cerramos la manga con una pinza y comenzamos haciendo una espiral desde un extremo del cupcake (ya totalmente enfriado) hasta el centro, procurando que cada vez dejemos la masa sobre la espiral anterior, para así darle forma de copete.
  7. Por último esparcimos unas virutas de chocolate (podéis obviar este paso o no, o utilizar otros sprinkles) sobre el frosting de chocolate.

cupcakes

Y ya los tenemos listos para hincarles el diente. Estos cupcakes son mega jugosos, y darles un bocado a cupcake y frosting a la vez es como subir al cielo, ¡en serio! un verdadero lujo para un verdadero chocoadicto. Así que ya sabéis, celebrad conmigo este primer año elaborando estos ricos cupcakes y no dudéis en enseñarme vuestras fotos, por aquí o vía Instagram, ¡ya sabéis que os subo a las Stories!

Y con esta delicia os dejo hasta la semana que viene, que volveré con otra receta fácil y rica. ¡Millones de besos a tod@s!