Una verdadera delicia: Suspiros de merengue

Suspiros de merengue

suspiros de merengue

¡Hola de nuevo! Hoy os traigo una verdadera delicatesen, suspiros de merengue, facilísimos de hacer y más aún fáciles de comer, porque os aseguro que no puedes comer sólo uno, no, empiezas por uno, y otro, y otro…hasta que al final o te detiene alguien o ¡acabas con todos! Esta receta no tiene mucho misterio, consiste en hacer un almíbar y montar un merengue suizo, también se podría hacer un merengue italiano (en mis recetas de cupcakes de chocolate y plátano y macarons) pero en este caso habiendo probado los dos, me decanto por el sabor y la delicadeza del merengue suizo.

suspiros de merengue

La preparación es sencillísima, lo único quizás un poco más pesado es el tiempo de horneado, al ser tan delicados hay que hornearlos a temperatura bajita y protegiéndolos con una bandeja de horno por encima, como en los macarons.

Estos suspiros de merengue son ideales para regalar, llevarlos en una lata de galletas bonita o en una bolsita decorativa. También lucen muy bien en mesas dulces, o sencillamente, para comerlos en casa.

Ingredientes (para unos 20 suspiros):

  • 75 gramos de claras de huevo
  • 150 gramos de azúcar normal
  • Colorante en pasta (opcional)
  • Aroma al gusto (fresa, nata, café…siempre acorde al  colorante elegido)

Preparación:

  1. Para empezar, en un cazo pequeño vamos a preparar el almíbar, mezclando las claras con el azúcar. Lo llevamos al baño maría sobre una cazuela más grande. Vamos a dejar que se disuelva por completo el azúcar. Removemos de vez en cuando con una espátula de silicona hasta que no quede ni un granito.
  2. Una vez disuelto todo el azúcar, pasamos esta mezcla al robot o en un bol para montarlo con varillas (si elegís esta opción armaros de paciencia) y empezad a montarlo hasta que enfríe a temperatura más o menos 38-40º, esto es, que toquéis el bol con las manos y lo notéis templadito. Para haceros una idea a mí me costó aproximadamente unos 10-12 minutos.
  3. Finalmente, una vez montado el merengue, añadimos unas 4-5 gotitas del aroma elegido, yo en mi caso utilicé aroma de nata, por eso no me hizo falta poner colorante, pero si elegís por ejemplo aroma de fresa, frambuesa…Añadid el colorante en pasta MUY DE POCO EN POCO, lo justo para que os quede un color pastel suavecito. Terminad de repartirlo con una espátula de silicona y ya lo tenéis listo. Si os pasáis con el colorante os arriesgáis a que os baje el merengue y no quede la forma bonita.
  4. Ahora nos toca pasar este merengue a una manga pastelera con boquilla ancha lisa o rizada.  Sobre un papel de horno, vamos haciendo montañitas con la manga pastelera, apoyamos la manga, presionamos un poco y vamos subiéndola poco a poco hacia arriba hasta hacer la forma del merenguito. Para retirar la manga cada vez que hagáis un suspiro, hacedlo de forma rápida pero con cuidado, como un estirón seco.
  5. Llevad la bandeja al horno precalentado a 80º calor arriba y abajo durante unos 60-70 minutos, y recordad poner otra bandeja de horno arriba del todo para proteger el color de los merengues, como en los macarons.

suspiros de merengue

¡Y ya los tenéis listos! Dejadlos enfriar por completo y podréis despegarlos del papel. Para conservarlos varios días guardadlos en una lata de hojalata tipo pastas de té. ¡Espero que os animéis a hacerlos y que me contéis el resultado!

Andrea

Postres sin culpa: Tarta mousse de fresas vegana

Tarta mousse de fresas vegana

tarta_fresa

¡Hola de nuevo! Aunque no lo parezca, la tarta de hoy es vegana, sí, 100% libre de ingredientes de origen animal. Es sencillísima de hacer, lo único que necesitamos es un poco de paciencia hasta que cuaje en la nevera, pero por lo demás…¡está chupada! y además no necesita horno, algo importante sobretodo ahora que ya empieza a dar pereza encenderlo.

tarta

Hace tiempo que me planteo adaptar recetas aptas para veganos, al fin y al cabo cada vez hay más personas que han decidido no comer nada que proceda de ningún animal, y como todo es respetable y la repostería es un placer del que no debería librarse nadie, pues aquí os dejo mi versión adaptada, también se puede hacer “normal”, así que más abajo os pondré las alternativas a los ingredientes. Esta tarta consta de 3 partes, base, mousse y el mazapán que la cubre. A simple vista parece una tarta fraiser ¿a que sí?

Ingredientes (para un molde de 23 cm de diámetro):

Base de la tarta

  • 200 gramos de galletas sin mantequilla ni aceite de palma
  • 100 ml de aceite de coco

Mousse de fresas

  • 400ml nata vegetal (de venta en tiendas de repostería, no nos sirve la del supermercado porque no monta)
  •  300g fresas limpias cortadas en trocitos
  • 150 gramos de azúcar
  •  2 gramos de Agar-Agar (gelatina de origen vegetal, mucho más potente que la gelatina convencional)
  • Fresas cortadas en láminas para decorar el borde

Mazapán de cobertura

  • 60 gramos de harina de almendra
  • 60 gramos de azúcar glas
  • 30 ml de sirope de ágave
  • Colorante en pasta o en gel de color rojo

Preparación:

  1. Lo primero de todo es preparar la base, con un molde desmontable, rociamos spray desmoldante y dejamos reposar. Pulverizamos las galletas con un procesador de alimentos, molinillo etc, o metiéndolas en una bolsa de congelado y golpeando con un rodillo.
  2. Una vez hechas migas, las mezclamos con el aceite de coco. Cubrimos toda la base del molde con esta pasta, procurando que quede lisita.  Metemos en la nevera.
  3. Comenzamos la mousse triturando las fresas con el azúcar, una vez triturado, llevamos al fuego y añadimos el agar agar. Dejamos que hierva 7 minutos. Una vez hervido retiramos del fuego y dejamos templar.
  4. Montamos la nata vegetal, la que venden en supermercados no sirve, pues no lleva el 35% M.G., es necesaria una especial que venden en tiendas de repostería o en tiendas online. El 35% de materia grasa es necesario para que pueda montar.  Una vez montada la nata, vamos añadiendo poco a poco cucharadas del puré de fresas, removiendo de forma envolvente para intentar no bajar las nata.
  5. Sacamos el molde de la nevera. Cortamos láminas de fresas procurando que sean rodajas finitas y más o menos del mismo tamaño todas. Las vamos colocando pegadas al molde, por encima de la base de galletas, haciendo un círculo como el molde.
  6. Ahora vertemos la mousse por encima procurando llegar a todos los huequitos y llevamos a la nevera para dejar enfriar.
  7. Preparamos el mazapán, para ello mezclamos la harina de almendra, el azúcar glas y el sirope de ágave. Añadimos el colorante rojo (si usáis guantes mejor) con mucha paciencia pues al principio parecerá que no se integra el colorante, pero poco a poco veréis que va cogiendo el color. Hacemos una bola con la masa y la metemos entre dos papeles de horno. Estiramos con un rodillo hasta dejarla de un grosor de unos 7 milímetros. Metemos a la nevera unos 30 minutos. Una vez pasado el tiempo, sacamos de la nevera y con cuidado, con ayuda de un cuchillo,  vamos recortando un círculo del tamaño de nuestra tarta, podemos utilizar un molde del mismo tamaño y trazar la circunferencia. Sacamos la tarta de la nevera y colocamos el mazapán encima.
  8. Por último podemos decorar la tarta con nata vegetal y una manga pastelera, y unas hojas de hierbabuena, que es lo que hice yo, pero también podéis decorarla a vuestro gusto. Dejamos enfriar en la nevera al menos un par de horas más, ¡y ya la tenemos lista!

strawberry_cake

Como veis no tiene ningún misterio, los ingredientes de origen vegetal cada vez son más fáciles de conseguir en nuestro supermercado habitual, como es el caso del agar-agar, el sirope de ágave, el aceite de coco…pero si aún así queréis hacer la versión clásica, tomad nota de las equivalencias:

Aceite de coco = mantequilla derretida

Nata vegetal = nata para montar 35%M.G.

Sirope de ágave = miel

Agar-agar = gelatina en polvo o gelatina en láminas (súper importante buscar la equivalencia)

Y con esto termina la entrada de hoy, espero que os haya gustado y sobretodo me gustaría que si a alguien os queda algún tipo de miedo a la hora de atreverse a cocinar vegano, me preguntéis o simplemente lo probéis, al fin y al cabo esta tarta está buenísima y es muy muy facilita de hacer. Muchos besos a todos y ¡feliz semana!

Andrea